Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

5 formas dañinas de autosabotaje mental y 4 pasos para superarlo

Autosabotaje mental con el que nos atacamos a nosotros mismos

Solo necesitamos parar unos instantes para sentirlo dentro. Nuestra realidad psicológica es un hervidero de emociones y pensamientos caóticos, donde el autosabotaje mental es el pan nuestro de cada día.

Cuando nos observamos con atención y con perspectiva, notamos como con frecuencia una parte de nuestra mente ataca con juicios, culpabilización o mensajes de victimismo a otra parte de nuestra propia psique. Y como esta ultima recibe el ataque, identificándose con el mensaje y quedando en un estado de bloqueo e inacción.

Es como si la mano derecha atacará a la mano izquierda diciéndola por ejemplo que no coge bien el lápiz y que es poco diestra para dibujar. Y ésta se sintiera saboteada e inmóvil por no ser capaz de hacer lo que la derecha juzga que si debería saber hacer. El resultado final sabotea la colaboración natural de las dos manos, que en realidad forman una misma unidad con el cuerpo.

Y así, nos ocurre con frecuencia que nuestro deseo de logro personal se pone a juzgar a nuestra mente realizadora por no ser capaz de alcanzar el objetivo prefijado. Y esta voz mental de acción toma estos mensajes como ciertos y se siente frustrada, impotente y finalmente entra en un estado de autosabotaje.

Ataque psicológico, autosabotaje mental y baja autoestima

Toda sensación de baja autoestima surge del ataque mental que nos auto infligimos. Siendo esta la forma más común de autosabotaje psicológico.

Hemos aprendido a funcionar así. Lo hacemos prácticamente todos. Y ésta es la causa de nuestro sufrimiento, falta de valoración y perdida de oportunidades. Es parte de nuestra naturaleza psicológica, dentro de este bello caos humano que somos todos.

Es importante ver y sentir en nosotros estas formas en que nos saboteamos internamente. Como negamos nuestra propia autoestima. Y podemos hacerlo investigando con cariño y honestidad como funcionamos dentro de nuestras cabezas. Para darnos cuenta experiencialmente de lo que está pasando y como es el proceso psicológico de nuestro sufrir. Evitando dentro de lo posible añadir más juicio, obsesión, culpa, ataque y sabotaje.

Y la verdad es que este simple darnos cuenta es un asunto delicado. Nos cuesta hacerlo sin añadir nuevos ataques y autosabotajes. Pero esta atención amable a lo que nos está pasando es lo único que puede arrojar luz y ayudarnos a parar este proceso nuestro de sufrimiento causado por la propia violencia mental autoinfligida y aprendida de nuestro entorno exterior.

5 autosabotajes mentales que casi todos usamos

La inocencia perdida por autosabotaje psicológico

El objetivo de este apartado no es juzgar o culpabilizarnos por estos ataques y autosabotajes psicológicos. Algo que por cierto ya solemos hacer sin proponérnoslo metiendo más leña al fuego. El interés de este punto, como ya he indicado, es tomar conciencia de como funcionamos. Y para ello vale la pena usar nuestra Atención Plena para acompañar con amor propio los momentos de atrape y obsesión mental. Como veremos más adelante.

1. Autosabotajes por victimismo:

Este es una forma de ataque mental que usamos para justificar nuestro sufrimiento, mantenernos en él y conseguir alguna pequeña gratificación sustitutiva a cambio. Es un autosabotaje muy adictivo, que se retroalimenta con pensamientos de impotencia y deseos imposibles.

Normalmente giran en entorno a un drama que nos contamos y donde somos los protagonistas de todo tipo de maldades que el mundo nos hace de continuo.

Es interesante atendernos con amabilidad y ver como las historias mentales que nos repetimos nos van encerrando en esta auto incapacidad. Además descubriremos como a través del drama miramos a los demás esperando ser consolados y así obtener migajas de comprensión externa.

2. Autosabotajes por juicio y culpabilización:

Otra forma de machacarnos mentalmente y sabotearnos es juzgarnos basándonos a un código interno y declararnos culpables. Y la verdad es que todos tenemos infinidad de códigos, expectativas, ideales e imágenes de como deberíamos ser y comportarnos

Si atendemos al flujo caótico de nuestros pensamientos, notaremos que están continuamente dictaminando lo que hemos hecho mal y lo que juzgamos que hemos hecho bien. Y esto nos provoca un colapso en nuestras propias acciones y decisiones, aparte de mucha auto negación y sufrimiento.

Este ver y sentir nuestras pautas mentales de culpa y cuestionamiento, puede ayudarnos a relativizar estos códigos, e ir soltando poco a poco tanto juicio interno. Y así comprender que las cosas son como son y no como quisiéramos que fueran.

3. Autosabotajes por miedo y exceso de preocupación:

¿Quién de nosotros no siente ansiedad de vez en cuando? El miedo es parte fundamental de nuestro día a día. Nos sentimos inseguros con nuestro presente y con nuestro futuro. La preocupación viene y va, usando todo tipo de situaciones y posibilidades para justificarse.

Este tipo de autosabotaje (y todos los demás) solo tiene fuerza cuando se mantiene escondido en nuestra psique. Cuando sale a la luz, cuando nos hacemos conscientes de su dinámica mental y sus mecanismo dañinos, tiende a relajarse.

El caso es que podemos aprender a escuchar abiertamente a las voces del miedo y de la preocupación. Y así abrirnos a recibir el mensaje que nos trae la ansiedad.

4. Autosabotajes por anestesia emocional y vital

Esta es una forma de bloqueo interior muy común y que suele pasar un tanto desapercibida. Esta muy relacionada con las anteriores formas de sabotaje interior y viene desde nuestra más temprana infancia. Es una forma de cerrarnos al dolor que hemos sentido.

Lo que suele ocurrirnos es que para no sufrir el dolor, bloqueamos también nuestra propia vida, nuestro propio placer, e incluso nuestra alegría. Es decir, confundimos el sentir emocional natural con el sentir del dolor.

Preferimos sabotear nuestra sensibilidad total, incluyendo los aspectos maravillosos y satisfactorios de nuestra vida, antes que sentir lo que nos duele. Lo que nos lleva a acorazarnos muscularmente, llenarnos de tensiones físicas, y por supuesto a crear una coraza mental llena de ideas represivas y confusas.

Y aquí nos ayuda una sana gestión e inteligencia emocional, que incluya prácticas corporales de sensibilización. Para poco a poco abrirnos a sentir, sobre todo en el cuerpo y sus sensaciones, el dolor de vivirnos como máquinas…

5. Autosabotajes por exceso de control

Como puedes ver todas nuestras formas de ataque y sabotaje psicológico están muy relacionadas. El juicio, la culpabilización, las preocupaciones, las expectativas y el tomarnos la vida demasiado en serio, nos llevan a querer controlarlo todo, aunque en realidad casi todo está fuera de nuestro control.

Con ello dejamos fuera de nosotros la espontaneidad. Y nos llenamos de dudas… sobre todo sobre cual es la mejor forma de tenerlo todo controlado y de sufrir menos.

Así somos los seres humanos. Seres maravillosos en camino de aprender a fluir con la vida. Nos liamos, eso está claro. Pero no vale la pena juzgarnos por ello.

Salir del autosabotaje, la obsesión mental y el exceso de control es posible. Pero curiosamente no es recomendable luchar por lograrlo. Es mejor relajarse y despertar al amor que habita en nosotros y reírnos sanamente de nuestras propias locuras.

4 pasos para detener el autosabotaje psicológico

El yoga nos ayuda a detener el autosabotaje mental

Lo anterior lo escribí en primera persona del plural, desde el nosotros. Un tiempo verbal que me incluye a mí, a ti y también a todos los seres humanos.

Ahora, para hablar de la salida del autosabotaje mental, me apetece hacerlo desde mi primera persona del singular. Como un testimonio personal de mi propio proceso de darme cuenta de mis locuras y como trato de soltarlas, relativizarlas y relajarlas.

Mi propuesta es que lo leas en tu primera persona del singular. Es decir, que lo leas para ti, como una realidad que te pasa a ti ahora. Y como vas saliendo de tu autosabotaje con cariño y presencia. ¿Te animas?

Vamos allá con estos 4 pasitos para transformar el autosabotaje en honestidad y conciencia:

1. Entreno mi Atención Plena para acoger con cariño mis propios conflictos

Muchos de mis sabotajes internos me pasan desapercibidos. No soy consciente de ellos. Sé que nos ocurre a todos. Tengo múltiples mecanismos de escape y evasión de la realidad. Y además, he normalizado tanto mi propio sufrimiento por auto-ataque mental, que a veces me parece imposible vivir sin ellos.

Para darme cuenta de lo que me está pasando, necesito entrenar mi atención. Abrirme a sentir con Presencia el discurrir de mi propia vida, incluyendo mis propios conflictos internos.

Por esto, he decidido reservar todos los días unos minutos a practicar meditación y/o Atención Plena. Parar unos instantes, respirar, sentir mi cuerpo y simplemente estar conmigo.

2. Siento este espacio de silencio, inocencia y perfección dentro de mi

En realidad mi meditación no sirve para nada 😉 No tiene ningún objetivo, ni necesito resolver nada con ella. ¡Y es por esto mismo que me ayuda tanto!

Todo ataque mío busca algo, ya sea enfrentar mi miedo y defenderme, o conseguir algo que deseo.

Parar y simplemente no actuar, atacar ni defenderme, aunque solo sea por unos instantes, tiene un efecto profundo y liberador en mí. Parar y no buscar cambiar nada desmonta mi necesidad de luchar por alcanzar un estado mejor.

Y desde esta natural aceptación profunda, tomo contacto con la inocencia, perfección y silencio que soy y siempre he sido.

Lo curioso de la meditación es que no puedo controlarla. A veces me muestra la inocencia y el silencio. Otras me arroja de frente a la realidad del autosabotaje psicológico que estoy viviendo. Y otras… ¿quien sabe a donde me llevará?

3. Experimento a fondo el autosabotaje que estoy sintiendo ahora

Comprendo. Tampoco sirve de nada obligarme a no reaccionar frente a un ataque (ya venga de dentro o de fuera). Esto no me ayuda, ya que es otra forma de autosabotaje en forma de control, negación y represión.

Y aunque me parezca duro, lo único que me ayuda es vivir abierto a mi locura que es mi propia guerra interna. Sin escaparme de lo que me está pasando ahora. Aprendiendo. Notando en mis carnes lo que ocurre, hasta que de forma profunda la obsesión y el ataque interno deje de tener sentido en mí.

Por tanto, simplemente siento el ataque. Sin ideas, sin historias. En mi sentir emocional y en mi cuerpo. Libremente atento a mi reactividad y al vaivén de mis enganches mentales. Desde la receptividad de mi Atención Plena. Y desde la inocencia y perfección del silencio que soy.

Responsabilizándome sin palabras de mi conflicto. Sin necesidad de proyectarlo fuera atacando o culpabilizando a otros. Sintiendo el miedo a ser atacado y mi reacción contrafóbica contraatacando.

Y no importa que en este momento no sienta el sosiego del silencio. Es normal, estoy en medio de una guerra mental. Pero aunque no lo vea, sé que el silencio y la perfección están presentes detrás del ataque y el autosabotaje actual. La inocencia espera paciente en medio de mi caos.

4. Hasta que dejo de creer en el ataque mental y lo suelto

Tras permanecer un tiempo abierto a sentir como es y las consecuencias de mis sucesivos ataques y autosabotajes mentales, noto que ocurren cosas muy curiosas en mí.

Y una de las cosas más importantes que vivo es que desmitifico la creencia de que mi ataque mental es necesario, defensivo y que me lleva a algún lado. Es un poco agotador, pero a la vez muy liberador. Siento ahora que la guerra no tiene sentido. Que la batalla anterior me ayudo a reconocer que nunca podré ganar una guerra mental.

Todos los ataques que me genero en mis pensamientos me llevan al mismo callejón sin salida. No hay ganadores… y si muchas bajas interiores.

Y poco a poco voy soltando la necesidad de nuevos enfrentamientos dentro de mí. Pudiendo agradecer a cada conflicto vivido el aprendizaje que me brinda para liberarme poco a poco de mi propio sufrimiento.

¡Muchas gracias!

Espero que este largo texto práctico para comprender que es un autosabotaje psicológico, sus distintas formas en que puede manifestarse y los posibles caminos que puedes usar para irte liberando de estas formas de auto ataque, te haya servido. Es pura ecología mental.

Me encantará escuchar tu propia experiencia en los comentarios. Y así seguir aprendiendo juntos de como liberarnos y soltar este conflicto que nos afecta a todos ¡Nos leemos!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

14 comentarios en “5 formas dañinas de autosabotaje mental y 4 pasos para superarlo”

  1. Muchas gracias Ignacio . Mientras leía tu articulo en busca de ayuda sentía como poco a poco mi cabeza se iba liberando de todos los pensamientos autodestructivos y me hizo dar cuenta la magnitud destructiva en que estos quiebran tu espíritu y alma ,llevo en este espiral de auto destrucción por un periodo de un un año, he dejado de salir ,hacer amistades ,tener pareja ,dificultades con la familia y en todos los ámbitos de mi vida desde dificultades para el aprendizaje , escaces de imaginación ,falta de voluntad en resumen es como si de buenas a primeras una persona halla tomado la riendas en mi cabeza y a mi ser lo halla encerrado en un baúl . De mas joven experimente algo parecido pero de alguna manera supe salir de ese estado espero que esta ves vuelva a repetirse la historia .Quisiera agradecerte por haber escrito este artículo y que esta ha logrado su cometido ayudar a las personas Gracias

    1. Muchas gracias Juan por contarme lo que has sentido con el texto y el momento por el que estás pasando. Me alegro de lo que se está despertando en ti. Si has llegado al texto es porque estabas abierto a ir soltando estos espejismos internos.
      Prácticamente todas las personas nos autosaboteamos. La mayoría ni se da cuenta. A mi también me pasa, aunque comparto contigo este empezar a darme cuenta de lo que está pasando.
      Juan, has conectado con tu propio dolor. Un dolor que te guía poco a poco a sentir y a no hacerte daño a ti mismo.
      En momentos como este en que escuchas de corazón a tu propio dolor, es cuando el ataque deja de tener sentido y tu vida se abre a ser vivida y compartida con otros.
      Un abrazo Juan

  2. Hola,

    Estoy verdaderamente agradecido por tus palabras. Una vez tomada consciencia, distancia y perspectiva sobre uno mismo, uno se cree a salvo de volver a caer en los mismos errores… pero nada que ver.

    Tus palabras aportan luz en niveles mentales bastante profundos, algo complicado de encontrar.

    De nuevo, gracias.

    1. Gracias Miguel por tus palabras y tu comprensión de como funcionamos. Me alegra sentir que resonamos en esta luz, en esta comprensión y en este darnos cuenta de que los errores y los aciertos siguen viniendo y siguen yéndose. Un abrazo muy grande!

  3. Gracias Ignacio. En mi momento actual he encontrado en tus palabras un alivio casi inmediato y un “darme cuenta” del auosabotaje que vengo practicando toda la vida, pero que últimamente se me va de las manos más de lo habitual. Sobre todo he hallado en tu texto la manera de no luchar contra sino aceptar y darme cuenta con AMOR para no dañar más la aouoestima, que ya sale bastante herida cuando estos procesos de guerra interna se alargan en el tiempo

    1. Gracias también a ti Noemi por tu entrega a sentir y vivir esto que cuento. Me alegro de tu alivio. Buena señal. Al final todo esto también lo vivimos en el cuerpo, que puede relajarse un poquito a la vez que nuestro sentir emocional.

      He releído mi propio texto y me ayuda también. Y lo siento como mi propia sabiduría hablándome. Igual que una parte de nosotros puede atacar a otra, también una parte sabia puede ayudar a otra parte que se sienta perdida o baja de autoestima. Es otra mirada a este parar el autosabotaje mental. Y tu respuesta al comentario, Noemi, muestra esta voz sabia y consciente que habita en ti sin ninguna duda.

      Un abrazo

  4. Buenos diasyo no se en qué etapa estoy
    Últimamente me he dado cuenta que me autosaboteo y mucho. Empecé meditación alrededor de 1 año. Siempre he empezado cosas y cuando estoy a punto de acabar me retiro. Pero últimamente me doy cuenta que cuando lo estoy iniciando una cosa y me doy cuenta que fallara y se el motivo, en lugar de corregirlo sigo y luego, como es normal, me arrepiento.

    1. Hola Juan. Gracias por tu vivencia. Yo también empiezo muchas cosas y de algunas me retiro. Y aprendo mucho de verme saboteándome. Lo bueno es que al verme puedo otro día sentarme, centrarme en mi propósito vital y desde aquí sentir si lo que estaba haciendo era realmente esencial o es de estas cosas que podemos retirarnos para dejar espacio a otras cosas más esenciales.
      Tener un propósito, enfocado en mi contribución a los demás y al mundo también me ayuda mucho a clarificar esto y sabotearme menos.
      Espero que algo de esto te aporte. Y tu enfoque actual en la meditación me parece relevante. Saludos!!

  5. Hola Ignacio. Descubro cin asombro y dolor el patrón de auto sabotaje que traigo desde niña y que no he sabido acercarme a él con amor ni abrazarlo. Todo lo contrario. Me castigo y rechazo por no poder identificarlo ni controlarlo. Esome ha hecho mucho daño y he creado una espiral infinita de la q ahora sé q puedo salir con amor, silencio y aceptación. Me dio mucha luz tu artículo y estoy infinitamente agradecida.

    1. Me llega muy profunda tu gratitud Ale. Muchas gracias!!

      Siento hermosa tu infinita gratitud, tu luz, amor, silencio y aceptación. Es tu apoyo infinito y plenamente poderoso para acoger como puedas y sepas en cada momento esta aparente espiral infinita de auto daño con la que has conectado.

      Sé que duele. Sé que frustra vernos así… y esto en realidad es finito y el infinito lo abraza.

      Yo también te mando un abrazo, finito, pero desde mi apertura al infinito 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba