Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

El hombre que se contaba historias autodramáticas sin ton ni son

Historias autodramáticas frente al espejo

Relato: El hombre que se contaba historias autodramáticas sin ton ni son

En un futuro ya pasado, existió un hombre que era también mujer, que tenía está costumbre tan arraigada de contarse continuamente historias autodramáticas. Desde su mente perezosa surgían infinidad de pensamientos sin control. Voces gritonamente susurrantes que le dictaban ordenes imperfectas. Y deseos de aventuras en las que él era héroe y villano a la vez.

Ese día hablaba sin ton ni son, dirigiendo sus palabras hacia su inhumano vecino. En realidad sin verse mutuamente. Su relación era solo un compulsivo vomitar por la boca todo el caos mental que compartían.

Y aunque no quiso el destino, tal vez ocurrió como os cuento. Era tal la intensidad del drama que inventaba, que algo dentro de si implosionó hasta quedarse desnudo. Por un instante sus historias autodramáticas quedaron en suspenso. Un silencio infinito lo lleno todo.

Fuera del tiempo, todas las historias surgían en la conciencia como nubes efímeras y cambiantes. Su peso dramático dejo de pesar, cuando una risa de ultratumba rompió en pedazos toda seriedad fingida. Iluminando de calma y alegría un espacio tan presente y real que podía mascarlo.

Se sorprendió viéndose reír a carcajadas de si mismo y su dramatismo. Hasta que poco a poco su tiempo volvió a la par que su ruido mental. La claridad de la intuición pasada fue colonizada de interpretaciones. Empezó a sudar y su risa se transformo en miedo y ansiedad.

Se sentó en el rellano de la escalera, queriendo comprender lo incomprensible. Balbuceando palabras inconexas. A mitad de camino entre la calma vivida y la locura del desconcierto.

Mientras, creyendo que sabía, su vecino tomo su móvil para llamar a emergencias y pedir una ambulancia… o mejor a un psiquiatra. Su cara era un poema morboso que agarraba con avaricia el regalo de poder contar el dramón a todos sus contactos.

[Crédito de la imagen: Day 63 – Surprise, por Juan Pablo González. Licencia CC-BY-NC]

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba