Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

La sensación de estar fuera de la realidad cotidiana

Chica con sensación de estar fuera de la realidad

Continuamente me asalta estas sensaciones internas de no estar en el lugar y momento adecuados. De no estar haciendo lo adecuado. De no estar en el cuerpo adecuado. De no estar con la emoción o los pensamientos adecuados… Y por supuesto, de no ser la persona adecuada. Algo así como una sensación de estar fuera de la realidad. ¿Te pasa a ti también?

Y claro, todas estas sensaciones me mantienen en continua guerra conmigo mismo y con mi cotidianidad. Una lucha que de forma moderada me aporta motivaciones para cambiar lo que necesito cambiar, pero que en sus modalidades más extremas me alejan de la paz psicológica y de vivir una vida plena.

En realidad no quiero renegar de todas estas sensaciones escapistas. Son parte de mí. Lo que si voy comprendiendo que a medida que las reconozco y las dejo ser como son, estas sensaciones de inadecuación van moderándose y encontrando su espacio más coherente, efectivo y menos dañino.

Muchas tradiciones espirituales hablan de vivir el aquí y ahora, y de no evadirnos del instante y del ser que ya somos. Esta intención es sanadora, mientras no la llevemos al extremo de no aceptar que como seres humanos seguiremos huyendo una y otra vez de quien somos y de nuestras situaciones de vida.

Veamos de forma sintetizada algunas formas en que se manifiesta internamente esta sensación de estar fuera, con algunas de las frases que nos decimos y unas reflexiones para integrar estas experiencias:

1) No estoy en el lugar adecuado:

Debería vivir en otro país, fuera de esta casa, con otras personas cerca” “Llego tarde, ahora debería estar en otro sitio” “Este mundo en el que vivo está podrido«… El caso es que ahora mismo estamos aquí, donde quiera que cada uno estemos. En presente solo puedo estar donde estoy. Tal vez hacia el futuro pueda estar en otro sitio, pero en este instante parto de la realidad de estar en este lugar. Renegar de la realidad de estar donde estoy ahora me trae sufrimiento que percibo en mi cuerpo tenso e inseguro, en mis emociones conflictivas y en mi mente que duda. Con frecuencia quiero escaparme compulsivamente de donde estoy e ir a otro lado, y por esto sufro. Es normal. También sufro si lucho por exigirme aceptar el lugar donde estoy, aunque éste no sea el adecuado. No sugiero hacer nada sobre esto, solo observar como es esta sensación de estar fuera de sitio.

2) No estoy en el momento adecuado:

«Me aburro y este rato no me gusta» «Que pase rápido este momento, que quiero que acabe y empiece uno mejor» «¡Quiero vacaciones ya!» “Cualquier tiempo pasado fue mejor” “En el futuro seré feliz» «¡No tengo tiempo!«… Sí, estas voces están en mí, deseando momentos nuevos y rechazando los presentes. Desde esta sensación de estar fuera del momento, no me permito disfrutar espontáneamente de una puesta de sol (por ejemplo), pues estoy obsesionado pensando en como será el amanecer. Esto me genera conflictos internos, pero soy humano y es natural que todo esto esté en mí. Pongo la intención de estar abierto a vivir el presente (que siempre está aquí, eterno), y cuando no me abro a ello no pasa nada. Del escape del momento también puedo aprender.

3) No estoy haciendo lo que debo:

«Debo hacer algo más importante» «Está mal hecho y no hago lo suficiente» «No estoy cumpliendo el plan» «¡No debo fallar!» «No sé que hacer»Continuamente me juzgo por mis acciones, comparándome con las acciones pasadas o comparándolas con las que realizan otras personas. Y lo hago en base a creencias y expectativas sobre lo que está bien y en que debo invertir este momento de mi vida. Desde aquí, mis acciones tienden a ser rígida y poco espontáneas. Esto no es necesariamente bueno o malo, es algo que está en mí e influye en mis actos. Si me equivoco, puedo aprender del error o no aprender. El caso es que hay veces que fluyo aceptando la acción presente y otras chirrío sin estar convencido de mis actos. Y esto es parte de mi condición humana. Mi recomendación sigue siendo estar atento a como se manifiesta esta sensación de estar fuera de juego.

4) No estoy en el estado físico, emocional y mental adecuado:

No debo estar cansado” “Debería estar feliz y en cambio estoy nervioso y enfadado” «No debo pensar en estas cosas, ya que las obsesiones son malas» «Tengo que buscar otro estado de conciencia de paz y amor, pues ahora estoy en el dolor y en el miedo«… Son algunas de las muchas frases que me digo para intentar huir de lo que me está pasando. Pero los estados en que nos encontramos cambian continuamente, y están tan influidos por el entorno que normalmente no podemos modificarlos a voluntad. Cada sentir tiene su sentido, y es interesante habitarlos según vienen con ecuanimidad y comprendiendo su impermanencia. Por tanto, sigamos observando nuestro estar fuera de lo que consideramos correcto.

5) No soy la persona adecuada:

Este otro es más adecuado que yo, que no sirvo para nada” “Mi existencia no tiene ningún sentido” “Mejor me escondo en soledad y me evado de toda responsabilidad con los demás” “No soy«… Tal vez esta sensación de indignidad sea la base de las otras sensaciones de estar fuera del momento, lugar, acción y estado. Continuamente me evado por creer que no soy nada, de estar fuera del ser. Pero es precisamente esta sensación de encontrarnos perdidos lo que nos permite encontrar nuestra auténtica identidad. Y sí, aquí y ahora soy la persona adecuada, aunque me perciba como inadecuado, en estado confuso y fallando. Observemos esta realidad de quién soy y esta sensación de creer que no soy.

Escribir todo esto me está calmando. Me desperté con mis dudas continuas sobre mí, mi tiempo, mi espacio, mis estados internos y mis acciones. Y entonces se me hizo evidente que continuamente reniego de todo esto y trato de escapar de mi realidad. Sé que seguiré huyendo, aunque cada vez comprendo mejor mis creativas huidas. Pues algunas partes de mí permanecerán sintiendo esta sensación de estar fuera de algo. Así soy y así somos. Como colofón, me vienen estas frases que no recuerdo donde las escuche y que adapto al sentido de este artículo:

Si no es aquí ¿dónde?
Si no es ahora ¿cuándo?
Si no es es esto ¿qué?
Si no es así ¿cómo?
Si no eres tú ¿quién?

Estas tomas de conciencia son de gran ayuda para nuestros practicantes en los Retiros de Meditación y Autoindagación. ¿Cómo las sientes en ti?

Credito de la imagen: Draïgona Vampire en flickr – Licencia CC-BY-ND

Si te gustó el artículo, te invito a seguirnos

No te pierdas los artículos, la revista interSer y nuestra compañía para despertar tu autoaceptación profunda:

He leído y acepto la política de privacidad
Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia tus datos es el Centro InterSer en Palencia, siendo la finalidad el envío gratuito de la revista interser, y facilitarte otros recursos e información de crecimiento personal que tu mismo nos solicites. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines. Te contamos además que tus datos los alojamos y gestionamos con ayuda de la herramienta Mailrelay. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

12 comentarios en “La sensación de estar fuera de la realidad cotidiana”

  1. Hola
    Estos versos del final están en el Antiguo Testamento, són unos versos muy conocidos de la tradición judía. No estoy seguro de si pertenecen al Levítico o al libro de los Provervios. Muy adecuados para el artículo. Y un artículo excelente, gracias

  2. ¡Gracias Enric por la aclaración que me viene al pelo!
    Estuve buscando en Google la fuente original pero no me quedo claro entre citas similares de Jodorowsky y otros. Es curioso como la tradición apunta a cosas que luego experimentamos por nosotros mismos en la vida cotidiana con nuestras huidas de la realidad. Cuanto aprendemos del pasado y del presente. Un lujo conversar contigo y tu valoración de estas letras.
    ¡¡Un abrazo!!

  3. Hola Nacho, he descubierto hoy tu blog, gracias a la iniciativa de Elena, de Cuida tu psique. La verdad es que me he sentido muy reflejada con lo que cuentas en tu artículo. Ya ves.. lo que «hacemos» a veces con tal de escapar del momento presente, eh? Sentir que no encajo, que debería ser de otra forma, que debería estar en otro lugar… uff, es que es tan verdad.. muchas veces me pregunté: ¿seré yo la única que se siente así? pero ya veo que no, jeje. Muchas gracias por tus artículos y por el trabajo que realizas.

    1. Hola Carol! La verdad es que también he sentido una sincronía con tu artículo sobre la ansiedad. Hemos comentado a la vez 😉

      Muchas gracias por tus palabras y por animarnos a continuar con nuestra labor de difusión y de terapia. Se me hace cada día más evidente la necesidad de mostrar como funcionamos y despenalizar nuestros escapes y nuestras ansiedades. Ya que son puertas para darnos cuenta de nuevas sendas que piden ser transitadas…

      Un abrazo!

  4. Sandy González

    He leído tu artículo con el que me he identificado, sin embargo las sensaciones que yo antes tenía era de «yo no quería vivir así» me sentía inconforme con algunas situaciones en las que había una loza de responsabilidad en mi espalda y no me gustaba sentirme así….fue en otra etapa de mi vida en la que me hacia falta madurar, comprender, asimilar y no encajaba con nada… no veía en ese momento, que tan sólo era un abanico de posibilidades de crecimiento..en mi perspectiva anterior era «crisis» y sin embargo a partir de cambiar el lente elegí ver «oportunidad».

    Me hice responsable de mi vida a partir de que tomé decisiones, salté la vacío sin miedo, me ocupé de hacer ese vacío fértil y descubrí un abanico de opciones y crecimiento personal.

    Por mi propia experiencia de vida mi frase es:

    «Siempre se puede estar mejor».

    1. Gracias Sandy por tus palabras, por tu experiencia y por mostrarnos el poder de tu propia voz.

      ¡Me llega mucho! Y también me saca de mi comodidad para responsabilizarme de mis propias decisiones y de seguir expresando con mi propia voz.

      Un abrazo!

  5. Eulisess González

    Me ha gustado mucho tu artículo la verdad es que todo eso me pasa, creí también que era el único la verdad me sorprendió mucho. Es un muy buen articulo para ponerme a reflexionar sobre lo que me pasa, muchas gracias Ignacio

    1. Hola Eulisess, gracias por tu comentario. Me alegro de que te esté sirviendo. Muchas personas vivimos dentro de nosotros estas tendencias a huir de nuestra propia vida. Descubrirlo tal vez sea doloroso, pero es importante para parar un poco estas huidas y volver a disfrutar de nosotros mismos. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Lorem ipsum Curabitur libero tempus non quis ut diam Ir arriba