Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Las cosas son como son… y no como quisiéramos que fueran

Mujer, lluvia y las cosas son como son

Hace años escuche por primera vez esta frase: «Las cosas son como son… y no como quisiéramos que fueran» Y durante este tiempo me ha ido acompañando en mi vivir cotidiano. Me parece una buena cita para experimentarla por uno mismo. Una señal para ayudarnos a aceptar la vida tal como es y soltar muchas de las idealizaciones que nos inventamos en nuestras cabecitas.

Las cosas son como son…

Que difícil nos resulta reconocer la sencillez de las cosas. La autentica naturalidad de lo que acontece: El día sigue a la noche. La muerte pone fin a la vida. Nuestra mente humana tiende a resistirse tanto a vivir como a morir… Y desde estas resistencias que todos compartimos desearíamos poder cambiar nuestras realidades.

Así somos 😉

Creemos que vivimos inmersos en el caos… pero en realidad no es así. Lo que llamamos caos es el orden del misterio. Lo que nos pasa es que desde nuestras limitadas mentes poco podemos comprender de este orden profundo.

Abrirnos a la realidad de que no sabemos nada, nos lleva a la humildad de sentirnos aprendices. Reconocer que vivimos en un cofre de tesoros por descubrir y disfrutar. Acoger las cosas como son… aunque nos duelan en nuestros cuerpos o en nuestra incomprensión.

La vida es como es… en cada instante. Y es hermoso practicar este arte de fluir en sus corrientes tranquilas y turbulentas. Soltando con calma y cuando podamos nuestras resistencias y deseos de controlar lo incontrolable.

Y tu y yo somos como somos en este momento. Y hacemos lo que podemos. Mientras ensayamos este otro arte de relajarnos en nuestras locuras y expectativas continuas.

¡Bienvenidos seamos cada uno de nosotros en nuestras experiencias y resistencias!

Son como son… y no como deseamos que sean

Así pues, en este relax de sentirnos y aceptarnos, podemos reconocer que por nuestra mente pasa un sinfín de expectativas y deseos de que las cosas sean de otra manera.

Desde nuestra imposibilidad para reconocer toda la complejidad de la existencia, solo nos queda interpretarla. Y cada ser humano interpretamos las cosas según nuestras circunstancias y momentos particulares.

Y tras juzgar e interpretar las cosas en función de nuestros propios miedos, no podemos evitar querer eliminar lo que no nos gusta y atraer lo que deseamos.

Somos humanos luchando por cambiar lo que no es posible cambiar. Buscando una nueva realidad ilusoria que nos saque del pavor que tenemos a mirar de frente al resplandor de la vida tal como es.

Las cosas son como son… Y la vida es como es. Pura maravilla vivible e inexplicable. Ajena a nuestros deseos particulares. Y abierta para recibirnos desde nuestras mentes de aprendices.

Muchas gracias por compartir esta reflexión. Me alegra poder encontrarnos en este goce de vivir las cosas como son en cada instante.

[Credito de la imagen: Waiting for bus de Sam Javanrouh, con licencia CC-BY-NC-ND]

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

4 comentarios en “Las cosas son como son… y no como quisiéramos que fueran”

  1. Hola:
    Qué piensa ud.de que un profesor llegue a un pueblo a trabajar y vea agresividad en los niños, un sistema punitivo de enseñanza y casi nada de cambios hacia metodologías? ¿ Hay que dejar que las cosas sean tal como son? Gracias

    1. Hola Monica. La invitación que te hago es tanto a reconocer y aceptar lo que está pasando ahora con tus alumnos y el entorno educativo, y también a permitir que desde está aceptación profunda emerja en ti la claridad y la energía firme para trabajar intensamente y con amor hacia el cambio necesario.

      No solo no son incompatibles la aceptación y la transformación, sino que está última puede emerger hacia el futuro de forma más centrada gracias a nuestra apertura a la realidad presente.

      Muchas gracias por tu acertada pregunta.

  2. Hola Nacho, excelente post, escrito de forma sobria y sencilla, pero que nos ofrece la posibilidad de aceptar lo que “es”, como una aceptación del estilo Ignasiana que no significa resignación, y que de esta forma paradojica en este dejar fluir nos da la posibilidad y nos abre a la posibilidad de cambios . Gracias

    1. Muchas gracias Juan por tu comentario. Gracias por tus palabras y tu presencia cercana 🙂

      ¡Eso es! Una aceptación abierta al cambio y la transformación. Un aceptar expansivo… no contractivo o resignado.

      Una experiencia de ver, sentir, vivir y acoger la impermanencia… fluyendo libres creando posibilidades nuevas.

      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba