Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en email

¿Cómo emprender desde las economías del Amor y de los cuidados? 💓

Economía del Amor por Hazel Henderson

Si me dejo sentir lo que significa la economía en mi vida, en seguida lo asocio a la posibilidad de crear riqueza humana. Es decir a potenciar la belleza, la conciencia, la salud, la regeneración y todo lo auténtico y significativo para nosotros y la naturaleza. Ya que siento que el reto humano actual es el de emprender juntos iniciativas que nos ayuden a nutrirnos como familia humana y seres vivos, a través de las diversas formas de economías del amor y de los cuidados.

Es decir, que para mi la verdadera economía es la del amor, las caricias, los cuidados… Y si faltan estos hermosos ingredientes que menciono, para mi  no es una economía valida ni humana.

Economías que nos complican… desde el miedo

Es curioso como nos complicamos la vida los seres humanos. Trabajamos muchas horas para conseguir dinero, para luego usarlo para tratar de cuidarnos… sin muchas veces conseguirlo…

¿Y si el foco fuera directamente cuidarnos y amarnos?

Ir directamente a co-crear procesos que nos nutren en familia y en comunidades. Compartir recursos, alimentos y caricias, difundir belleza y conciencia, sostenernos unos a otros…

Y por supuesto que el dinero puede ser parte de estos procesos de economía del amor. A veces presente como medio de ayuda monetaria. Y otras simplemente no esta presente, porque no hace falta.

¿Cuál es el miedo? ¿La creencia de que sin suficiente dinero no es posible cuidarse y amar? ¿La sensación de que vivimos en un mundo de carencia, sobre todo afectiva? ¿Qué nadie nos va a querer sin dinero?

Emprendimientos desde las Economías del Amor

Reconozco que me agota y me da rabia cuando la creatividad y este tipo de emprendimiento amoroso es lastrada por las rigideces del sistema económico que seguimos sosteniendo entre todos. La burocracia, los impuestos a la actividad, las reglas del juego económicas, el miedo a compartir conocimientos, la negociación interminable, el no confiar en los demás, la codicia…

Recuerdo cuando nos lanzamos a restaurar la Casa Cueva La Luz, para crear un espacio de amor y conciencia a través de los retiros de meditación. En un primer momento nos hubiera venido bien más ayudas, pero en seguida nos dimos cuenta que no era recomendable contar con las subvenciones, ya que están llenas de burocracia y exigencias de como hacer y justificar un proyecto…

Y nuestra creatividad, el ir leyendo la energía de la casa, el re-aprovechar recursos y materiales… no encajaban bien en la estructura cuadriculada de los legisladores y de las ventanillas para emprendedores. Pudimos seguir adelante ahorrando, dedicando nuestro tiempo y con ayudas familiares. La belleza nos empujaba suavemente a crear un espacio único en las entrañas de la tierra.

Al acabar de restaurar la casa cueva, la ofrecimos como espacio de retiros. Para ayudarnos en este camino, decidimos seguir los tramites administrativos del organismo de turismo de nuestra región. Al tiempo, nos respondieron que este tipo de vivienda no encajaba en unas leyes pensadas para apartamentos y otras casas más comunes.

Nos dimos cuenta que en nuestra región faltan legislaciones turísticas para viviendas singulares, como hay en otras regiones. Nuestra economía del amor chocaba contra un muro.

«El problema es la solución» si creas desde el amor

Casa Cueva luminosa para descansar y retirarse

Así fuimos descubriendo y confirmando que en muchos casos la economía actual es un muro lleno de burocracia, leyes y normas que favorecen al grande y al que sigue el guión. Con ayudas que no llegan, y múltiples trabas para quien quiere crear,… y amar.

A veces los muros son necesarios y ayudan a sostenerse… otras veces son pesos muertos que evitan crear belleza y emprender desde economías del amor.

Gracias a la Vida, descubrimos que «el problema es la solución». Y con la Casa Cueva vamos encontrando otros cauces para que la casa y nosotros podamos seguir expresando nuestra vocación de salud, regeneración y conciencia.

Evitando que la energía densa de la economía/burocracia actual nos atrape y detenga nuestro emprender desde el amor. Mientras vamos dejado atrás algunos miedos culturales y estructurales que nos afectan a todos.

Y ahora ofrecemos la Casa Cueva La Luz para que las personas puedan re-conectar consigo mismas, descansar profundamente, regenerar sus vidas y sentirse parte de una comunidad inmensa de almas que anhelamos y colaboramos para ser parte de la Cultura del Amor.

Procomún que complementa lo público y lo privado

Sostenibilidad de lo Público, privado y procomún

Hace años escribí un articulo sobre los 3 ámbitos de gestión (y economía) que podemos identificar en la actualidad:

  1. Lo publico/administrativo
  2. El sector privado
  3. El procomún comunitario (que gestiona también bienes comunales como el aire, los bosques, internet, etc.)

Para mi, la economía actual se ha quedado atrapada entre lo público y lo privado… olvidando el procomún y la economía del amor. Y nosotros, con la Casa Cueva, nos sentimos en esta economía del amor, pegaditos a la Vida, a la Naturaleza y al cuerpo.

Cuando escucho la radio o los telediarios, puedo entender lo que dicen, en el contexto de “esa” economía. Pero cada día me siento más en otro sitio, en otro proceso de amor y vida, que me pide ir más allá del pasado y las rigideces absurdas… y emprender con la Vida.

¿Te sientes parte de estas formas diversas de economías del amor, los cuidados y las caricias? ¿Cómo lo encarnas tú en tu realidad cotidiana?

Gracias por leer y compartir. Siento que no hay nada terminado. Esto lo seguimos co-diseñando juntos a medida que habitamos y descubrimos nuevas formas de compartir y cuidarnos. ¡Abrazos!

Creditos de la 1ª imagen: «The Love Economy» de Hazel Henderson, traducido por Aline de La Casa Integral.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba