Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Calma esencial: Tu descanso en la no-práctica

Que gozo el sentirme en este estado de calma esencial, esta relajación existencial y profunda que envuelve todo, incluyendo mi propia tensión. Hoy escuchando música de Beethoven llegaba, de nuevo, a disolverme en este estado. Tan natural y sensible. Y a la vez cercano y vital. Tan humano y divino.

Más que una practica, lo siento como un despertar a la vida. Un parar y dejarme ser en la dicha de ser. Sin prisa por dentro. Sin exigencias de ser otro o alcanzar algo. Sin escape. Una calma esencial que lo envuelve todo y que me une con todo. Una relajación vacía y llena a la vez, desde la que toda creación es posible y nutritiva.

Gozo esencial

Vivir el infierno sin dejar nunca el paraíso

Me gusta volver a casa, a esta sensación de gozo profundo. Y la quiero para compartirla contigo. Para inspirarte a ti también esta relajación esencial que nos acerca y nos integra. Emborracharnos de dicha desde el diálogo auténtico de nuestro interSer mutuo.

Ahora lo siento muy claro. Esta relajación experiencial que llena mi fondo no esta reñida con la tensión física, emocional o mental. Puedo correr, enfadarme y luchar sin perder ni un instante esta presencia calmada y gozosa que me envuelve… aunque no sea consciente de ello. Puedo sentirme viviendo en un infierno de contradicciones y no por ello dejar de estar en el cielo… en mi centro más profundo… ¡Qué lo llena todo!

Permitirnos caer en estos estados es un placer que nos merecemos como humanos. Una dicha que nos conecta y nos encauza hacia nuestro destino personal y colectivo. Para esto nos ayuda mucho el reservarnos tiempos para estar íntimamente con uno mismo. Momentos sin prisa ni exigencias, donde sencillamente disfrutar de la naturaleza, la música, nuestro cuerpo sensible o la nada. Espacios para caminar, contemplar y ser uno mismo. Estados plenos como me sugiere esta foto:

Calma esencial que lo llena todo

El regalo de la calma esencial

Yo todos los días me regalo estos ratos. Con frecuencia siento mi ansiedad por escaparme de mi estado de calma, como si no pudiera soportar tanta paz y tanta belleza. Mi mente busca tomar el móvil o el ordenador, ponerme a leer lo que sea, pensar soluciones sobre mi vida o huir haciendo alguna actividad. Es normal. Son tantas décadas en las que  hemos mal aprendido que la felicidad y la dicha solo se alcanzan con esfuerzo y lucha… pero sencillamente no es así, en mi experiencia y en la de otros compañeros de la calma esencial. Ya somos felicidad y paz profunda, aunque nos cueste pararnos a sentirla.

Acceder a esta calma esencial es tan sencillo que normalmente se nos escabulle. En mí descubro como mi mente y mi cuerpo se activan buscando alcanzar lo que ya esta aquí.

Calma esencial desde la no práctica

Lo que sigue no son unas tareas o unas prácticas a realizar para alcanzar este anhelado estado de relajación existencial. NO. Solo son cositas calmadas para descansar y dejarnos ser esta paz esencial que ya somos. Momentos llenos de vida que propiciamos con frecuencia, paciencia y entrega:

  1. Sin prisa. Caminar respirando al ritmo que me venga. Perderme en la naturaleza. Ser la naturaleza. Siento mi cuerpo. Permito que se relaje mi visión y mi cuerpo. Contemplo las nubes, el cielo, la tierra, mi presencia en la calmada co-existencia. No hago nada… y si ocurre me permito disolverme…
  2. Me tumbo y escucho a Beethoven o a Bach. Con calma. Además dejo que la música acaricie mi pecho, mi vientre y todo mi cuerpo. Relajo mi búsqueda. Respiro y me suelto. La belleza lo llena todo. La gratitud despierta. Mi amor te abraza…
  3. Tras un rato activando mi cuerpo con gozosa intensidad, me paro a sentirme, a meditar, a contemplarme. No busco nada, solo estar conmigo. Observo mis deseos de escaparme y de pensar en los problemas. Permito que mi paz los aparte suavemente hasta otro momento. Respiro y soy testigo.
  4. Leo con mucha calma estos libros muy selectos que me conectan conmigo. Autores que escribieron desde su calma esencial, compartiendo conmigo, con amor y la fuerza de sus existencias sabias. No tengo prisa. No busco nada. Solo me nutro como una tortuga.
  5. Dejo que surja en mi esta poesía contemplativa, el Haiku, la escritura sensible o arte presente. Danzo con ellas. Dejo que me lleven a la calma esencial. Sin buscarla, solo dejándome caer en ellos. Escribo y disfruto del placer de la vida. Dejo que todo esto impregne las cosas sencillas que llenan mi vida.
  6. Hay días en que la vida duele. Puedo dejarme sentir. Apartar suavemente las justificaciones y descansar en mi dolor. No muchos conocemos el secreto de que es la suave vulnerabilidad de la vida la que nos conecta a nuestro amor y nuestra calma más existencial.
  7. Descanso abrazado a ti, mi amor. También nos compartimos desde la calma y la presencia, sin nada que hacer o exigir.

Contemplación y alma esencial

Calma de poeta

Finalmente quería compartir un texto sencillo escrito desde esta actitud de calma esencial que tanto bien me hace:

Estoy tranquilo. En el jardín. Removido. Dolor en mi corazón. Un poquito de dolor suave, con la mente en calma. Respiro. Siento. Contemplo las nubes y mi corazón.

El tiempo discurre y no tengo nada que hacer. Me gusta escribir. Me siento en mi esencia, en este momento… recuperando mi corazón.

Arropado con la música clásica. Soy sensibilidad. La belleza me persigue, y esta junto a mi dolor. Dejo que me alcance. La respiro sin anhelo. Esta es mi verdad ahora y la acojo.

La vida es sencilla ahora, en su dolor, en su frío, en su amor, en su verdad… Contemplar. Estar con mi cuerpo y lo que es en este instante.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba