Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

3 ámbitos de gestión: Público, Privado y Procomún

Sostenibilidad de lo Público, privado y procomún

La verdad es que estoy bastante harto de este debate entre si es mejor lo público o es mejor lo privado. Con discusiones que contaminan muchos ámbitos como la educación (pública frente a privada), la gestión de la salud y los hospitales, o la gestión de servicios como las carreteras, el agua o la energía (empresas privadas frente a organismos públicos). Los debates en la calle, en televisión o en el Congreso de los Diputados suelen seguir esta lógica dual, sobre todo porque las ideologías Izquierda y Derecha se apoyan en ella, con los primeros defendiendo más lo público y los segundos más al mercado privado y capitalista. Personalmente ya no me llega todo esto ¿Te pasa a ti también?

Pero… más allá de la demagogia ¿qué dice nuestra experiencia practica de la vida? ¿cómo gestionamos las personas (tu y yo) las cosas? A poco que observemos, veremos como aparece un tercer ámbito de gestión, el Procomún. Un espacio de bienes comunes donde familias, comunidades y ciudadanos podemos compartir, aprovechar y mejorar recursos que son de todos, como el agua que bebemos, nuestra ciudad, internet o el conocimiento legado por tantos sabios y científicos del pasado. ¿Lo sientes? Por tanto, os animo a salir de esta loca dualidad, y que empecemos a ver todos los actores y todas las modalidades de gestión: Público, privado y procomún. ¡Creo sinceramente que nos ayudará mucho en nuestra vida cotidiana!

El Procomún está por todas partes, como el aire

Lo Público, lo Privado, lo ComúnEn realidad esto del procomún es algo que todos podemos entender fácilmente, ya que lo hemos vivido toda la vida. Es como el aire, no lo vemos pero está ahí. Es la forma más habitual en que las personas nos organizamos socialmente, convivimos y compartimos recursos. Lo hemos experimentado todos en la familia, nuestro primer procomún, donde un grupito de seres unidos por lazos de sangre compartimos vida, casa, comida y afecto, basándonos en unas reglas sencillas de convivencia y amor. Cuantos recuerdos ¿verdad?

Las comunidades de vecinos, los grupos de amigos o las asociaciones sociales son otros espacios de procomún en los que compartimos tantísimas cosas. Nuestros queridos y diversos grupos humanos, con los que colaboramos continuamente apoyándonos en normas, con frecuencia no escritas, y donde el respeto, el interés común y la convivencia son prioritarios para nosotros. Y aunque todos compartimos marcos económicos y políticos comunes, muchas de las acciones que emprendemos en estos procomunes locales, como sociedad civil, van más allá de donde pueden llegar lo privado y lo público. Y es aquí radica la importancia determinante del procomún, resolviendo cosas practicas en nuestra cotidianidad que escapan al poder y la rigidez del sistema (ya sea el del mercado, como el de las instituciones). Por tanto, no lo dudes:

¡Nuestras principales necesidades cotidianas
se nutren del procomún!

También debemos incluir dentro del ámbito procomún a la naturaleza, con todos sus ecosistemas, espacios geofísicos y todos sus seres vivos (incluyendo el cuerpo humano). Ya que en realidad el procomún es algo anterior a la existencia de los seres humanos, de tal manera que los sistemas materiales y las comunidades biológicas ya se autorregulan basándose en sus propias leyes naturales.

Y en este Siglo XXI… ¿quien no valora internet como nuestro querido espacio procomún para toda la humanidad?. La Red pertenece a todos y por ello no pertenece en exclusiva a nadie concreto. Lo mismo pasa con la mayor parte del conocimiento compartido durante miles de años por científicos, filósofos y creativos. ¿Cómo gestionamos todo este saber heredado de generación en generación? Y… ¿Cómo gestionamos el conocimiento y los bienes culturales que desarrollamos en la actualidad (a hombros de gigantes que nos precedieron)?. Gran debate en el que ni tu ni yo somos ajenos en nuestro uso diario de ideas y contenidos.

La confusión público (instituciones) con el procomún (sociedad civil)

Solo unas pequeñas lineas para remarcar esto. No es lo mismo las instituciones o administraciones públicas, y el procomún o sociedad civil. Son dos ámbitos diferentes, que aunque puedan (y deban) cooperar, funcionan de diferentes formas. Todos lo vivimos continuamente, no es lo mismo ir a Hacienda a rellenar papeles para pedir una subvención al sistema público, que acordar de palabra con unos familiares un préstamo. No es lo mismo ir al médico de la seguridad social, que apoyarse en un amigo médico para que conservar la salud. No es lo mismo hacer un examen en un colegio público, que aprender a cocinar con ayuda de vídeos de YouTube.

Los dos espacios son fundamentales, pero no debemos confundirlos, para poder aprovechar lo mejor que nos pueden ofrecer cada medio, y también para poder encontrar nuestro cauce para dar y devolver a la sociedad. Este gráfico nos ayuda a ver esto, como tomamos y aportamos al procomún, con la metáfora de un cóctel compartido. ¿Es sencillo verdad?

Procomún: Toma lo que necesites y da lo mejor de tí

¿Cuándo usar cada ámbitos de gestión: Público, Privado y Procomún?

La verdad es que no quería enrollarme mucho escribiéndoos sobre esto, solo os quería introducir este trascendente asunto, y que veamos como pueden convivir estos 3 ámbitos, público, privado y procomún.

Creo que para ello, es importante aprender a usar cada forma de gestión con sabiduría, eficacia y sentido global. Esto es como una caja de herramientas, no podemos usar el martillo para atornillar. El peligro, que ya esta ocurriendo, es que estamos usando el martillo de lo público (administraciones) para gestionar nuestros tornillos sociales. Lo bueno del procomún y la sociedad civil (siguiendo con la metáfora) es que dispone de infinidad de destornilladores para adaptarnos a cada necesidad y cada tamaño de tornillo.

De igual manera, la sierra del sistema económico privado, solo es una parte pequeña de la construcción de nuestro gran “mueble social”. Sin la cola y los tornillos del procomún, y sin el martillo de lo público, solo tendremos fragmentos de madera sin posibilidad de unirse.

Gran parte de la crisis ecológica, social y humana actual viene de esta obsesión por considerarlo todo privado (o en su defecto público-institucional). Y en esta obsesión que lo acapara todo, las personas nos consideramos ausentes y sin poder para hacer nada. ¿Lo sientes así? Pero esto es una falacia en nuestras mentes. En realidad podemos y estamos aportando mucho en los diversos ámbitos del procomún. Estamos interconectados en una gran red humana que yo suelo denominar interser.

Poco sé del futuro humano, no soy tan listo y sesudo como otros que hacen infinidad de teorías, modelos y previsiones. Solo sé lo que veo y experimento a diario en mi vida, y todo esto que he ido escribiendo es parte de mi cotidianidad. Os dejo para acabar está gráfica que intuye algo que ya estoy viendo aparecer, un mundo dentro de unas décadas, donde los 3 ámbitos sean visibles y convivan. Con una economía privada cada vez más ética y responsable, un procomún social que colabore dinámicamente en lo cotidiano, y un espacio administrativo público que facilite que todo el engranaje social funcione para todos.

Futuro: Integración público, privado y procomún

¿Qué os parece esta visión trinitaria público, privado y procomún? ¿Lo ves desplegarse en tu día a día? ¿Te inspira como a mí a colaborar por un mundo más humano?

Creditos de las imágenes: [1] Carla Boserman (Dominio Público). [2] y [3] ColaBoraBora (Licencia CC-BY-SA). [4] RADI.MS (Licencia CC-BY-SA)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba