Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Teatro de voces internas: Dialogo víctima, salvador y verdugo

Teatro de voces: Víctima, salvador y verdugo

En este gran teatro de voces que habitan en nuestro interior, hoy quiero escenificar con palabras el siguiente diálogo de voces. Será una obra con tres personajes principales que son los componentes del triángulo dramático de Karpman: víctima, salvador y verdugo. Tres voces psicológicas que tenemos muy dentro de nosotros y que suelen generarnos muchos conflictos y agobios.

Lo que pretendo con este ejercicio es ayudarnos a entrar en cada personaje, para encarnarlos, sentirlos dentro y dejar que se expresen más libremente. Esto nos ayudara a autoconocernos un poco más en la diversidad que somos y a permitir que salgan de la sombra psicológica todas estas voces o subpersonalidades nuestras.

Si día a día practicamos este teatro de voces, podremos ir sacando estas partes nuestras ocultas a la luz de nuestra conciencia. Por fin las sentiremos y las veremos actuar en nosotros. No nos sabotearán desde las sombras. Y así, cada voz o aspecto nuestro nos mostrara poco a poco su verdadera función y el sentido de su presencia en nuestra vida, integrándose en la unidad que somos y así ayudarnos a transformar radicalmente nuestra vida.

Hoy entraremos de lleno en esta reveladora obra de teatro, con nuestra triada dramática y psicológica formada por nuestras víctimas, salvadores y verdugos. Y lo sentiremos en forma experiencial, gracias a este intenso diálogo en varios actos:

ACTO 1º PRESENTACIÓN DE PERSONAJES DE LA OBRA

—Soy una víctima. Mi vida es un desastre. Desde mi infancia todo me ha salido mal por culpa de mis padres y de toda esta sociedad horrorosa en la que vivo. Nada puedo hacer más que sufrir.

—Soy tu verdugo ¡Y estoy harto de que creas que nuestra vida es un desastre! Necesito echarte a patadas. Y me alegro de todo el daño que te hicieron papa y mama para eliminarte, ya que eres muy odioso y cansino como víctima.

—Pues yo soy tu salvador, y mi misión ha sido siempre ayudarte querida víctima y resolver este problema interno ¡Y lo quiero solucionado ya! Para ello, me sobra este verdugo. ¿Me escuchas? Ya va siendo hora que te marches.

ACTO 2º RELACIONES ENTRE PERSONAJES Y DRAMA

—Pues en toda mi vida como víctima, lo que más culpo es a esta gente que me ha querido salvar ¿Por qué no me dejáis en paz de una vez? Vete de mi vida salvador… prefiero quedarme a solas y sufrir con mi verdugo. Me lo merezco.

—Ser verdugo no es fácil. Quiero eliminar a mi víctima, pero en realidad te necesito. Somos tal para cuál. ¡Y maltratándote y juzgándote me siento tan vivo! ¡Ni se te ocurra salvador sacarnos de nuestra simbiosis!

—¿Cómo puedo salvarnos? ¿Por qué os negáis a mi? En realidad estamos los tres fusionados. Yo también necesito este amor-odio que os tenéis ambos, para poder luchar desesperadamente por resolver la situación. Necesito víctima, que tú sigas siendo mi querida víctima, para yo poder seguir siendo tu buen salvador.

ACTO 3º ESPACIOS ESCÉNICOS DE LOS PERSONAJES

—Y yo necesito ser víctima débil. Así no tengo que luchar por nada. Dependo de los demás que me salvéis y me pongáis en mi lugar. Este es mi sitio. Mi zona de confort y sufrimiento. ¡Júzgame y salvadme para no olvidar lo malo que soy!

Ser verdugo es ser fuerte. Demostrarme a mi mismo y al mundo toda mi valentía. Poner a todos en su sitio. Juzgar la maldad y este positivismo tan lleno de mascaras ¡Dejadme ser un cabrón violento!

Ser salvador es ser bueno. Mediar en los conflictos y meter en la cárcel al violento. Proteger a las víctimas y que me den medallas por mis buenas obras. ¡Dadme trabajo queridos compañeros internos!

ACTO 4º FONDO DRAMÁTICO IRRESOLUBLE QUE MANTIENE LA TENSIÓN

—¡Por fin salgo yo! Yo soy el inmovilismo interno ¡Gracias por dejarme hablar! Yo me encargo de que no se mueva nada en nuestro teatro de voces interna. Pues, aunque parece que nos movemos con tanto drama, con tanto juicio y con tanta resolución en marcha, en realidad nada se transforma. Los roles siguen intactos y la trampa interna sigue encarcelando. Esta víctima, con su verdugo y su salvador, en realidad trabajan para mi, para mantener esta estabilidad de lo conocido. Este “maravilloso” mundo de los encogidos.

ACTO 5º LA VISIÓN GLOBAL DEL DRAMATURGO AMOROSO

—Soy el narrador de esta divertida obra de teatro de voces. Soy la mirada de conjunto. La perspectiva más amplia. Soy amor sin condiciones. Abundancia interna. Soy transformación infinita, que acoge y transciende el inmovilismo. Acepto y abrazo todo lo surgido y por surgir en mi vida. Me alegro de tener una víctima, un verdugo y un salvador interno. Me alegro de vivir una zona de confort, sufrimiento e inmovilidad. Y me río a carcajadas feliz aprendiendo con vosotras. Sois mis queridos niños ¡Gracias por estar en mi vida!

ACTO 6º RESOLUCIÓN EXISTENCIAL NO BUSCADA…

—Me siento víctima querida. Mi vida tiene momentos de dolor y necesito reservarme espacios para llorar y sentirme. Luego me siento fuerte y cercano a los demás. Soy en realidad la tristeza, una tristeza que aprende de la claridad y la bondad de mis queridos juez y salvador.

—Me siento verdugo querido. Mi misión es intensa, protegiendo y limpiando de raíz aquello que ya no me sirve. Soy en realidad un juez honesto y resolutivo. Y sé que la dulzura de víctima es necesaria y no la juzgo cuando es auténtica. Y me apoyo en la grandeza de miras del salvador.

—Me siento salvador querido. Disfruto protegiendo y mediando con corazón. Hay cosas donde no llego y me toca aceptar mi impotencia y relajarme. Reservo el espacio de la víctima-tristeza y permito que llore y pase sus duelos, sin inmiscuirme. Admito la fuerza y la locura de mi verdugo-juez, que impulsa mi vida hacia lugares insospechados.

ACTO 7º ESCENA MUSICAL FINAL DE ESTE TEATRO DE VOCES

—Somos un gran coro en el teatro de voces de la vida. Cantamos juntas canciones de amor y libertad. Nos dejamos llevar por la alegría de nuestra creatividad sin límites. Expresamos la danza de la existencia, mientras permitimos que resuenen los diversos tonos del universo. En escena lloramos, reímos, danzamos y luchamos. Siempre cantando, y sabiendo que nuestro desafinar también es parte del silencio.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba