Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Despierta la suavidad del sentir y descubre como huimos de la sensibilidad

Sensibilidad, figura y puesta de sol

Es tan simple como sentir. Permitirnos tomar contacto con la experiencia corporal, emocional y mental que estamos viviendo ahora. Permanecer en la suavidad honesta de sentirnos tal como estamos. Abrazando nuestra sensibilidad que da vida y nos hace humanos.

Es tan simple…

Y es tan hermosamente tierno reconocernos con tanta intimidad.

A veces faltan palabras para describir este sentir. Y en realidad estas no hacen falta para comunicarnos desde esta suavidad. Basta el abrazo, la mirada y el sentir juntos.

Y desde la distancia, bastan estas letras poéticas que resuenan en ti y en mi. Ya que el alma del sentir vibra cariñosamente entre seres vivos.

El miedo a sentir

Mucho aprendo de mi miedo a sentir. Y de mi tendencia constante a alejarme y renegar de lo que experimento.

Si me paro unos instantes, noto pánico a lo que pueda encontrarme dentro. Temo verme a solas con mi dolor y todas sus manifestaciones: tristeza, frustración, ansiedad, depresión, culpa,…

Y por otro lado, me gustaría sentirme bien, con sensaciones agradables, alegría, valor, energía, autoestima,… Pero cada vez que trato de descubrir en mi estos sentimientos deseables, me encuentro también con los otros, los desagradables. Y esto me lleva a querer alejarme de nuevo de cualquier tipo de sentir… ya sean de un tipo o de otro.

El resultado es esta tendencia a alejarnos de la sensibilidad por miedo a sufrir.

Anestesiados para no sentir

Sentir esto es muy revelador. Como la sencillez y naturalidad del sentir quedan relegados en mi ante el pánico a experimentar dolor y frustración.

Y así la opción más frecuente es anestesiarnos del sentir. Racionalizamos las emociones, dramatizamos los sentimientos, nos entretenemos con superficialidades, es decir, nos hacemos expertos mirar para otro lado.

Es tan simple sentir. Es tan humana la sensibilidad… que necesito convertirme en una maquina calculadora para no experimentarlo. Y así, colecciono en mi mente datos, noticias y opiniones. Llenándome de historias ajenas, problemas irresolubles y todo tipo de entretenimientos.

Cierro mis oídos y mi corazón al sentir. A todo lo que pueda conmoverme, entristecerme e inspirarme profundamente.

La puerta amorosa de la sensibilidad

Duele verse como una maquina repitiendo programas para no sentir. Y este dolor es sanador.

Aprendo profundamente al permitirme sentir mis propias contradicciones. Dejarme sentir sin mas. Parar la huida… aunque solo sea unos instantes. Y abandonarme a lo que siento, en todo su dolor y en todo su placer.

Y llega un punto en que no hay diferencias. Estando en la simple y gozosa paz de sentir nuestro dolor auténtico.

Es la vivencia del amor, en sus múltiples manifestaciones, la que nos impulsa a sentir. Y a la vez esto es lo que todos buscamos: sentir el amor.

Respira simplemente. Practica un poco de yoga. Siente como tu corazón late. Aquí mismo esta la vida que te ama. Y tú respondes naturalmente siendo amor sensible.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba