Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

12 paradigmas personales para ser ciudadano global del siglo XXI

Paradigmas personales, juventud e internet

En las semanas anteriores hemos explorado algunos de los nuevos paradigmas socio-culturales y también algunos de los paradigmas asociados a la revolución de internet. Hoy damos un paso más y hablamos de los paradigmas personales que están surgiendo en cada uno de nosotros en este principio del siglo XXI, y que nos esta transformando en ciudadanos globales y cada vez más inteligentes y empáticos. Todo esto forma parte de mi nuevo libro 30 paradigmas para un mundo en transformación que puedes descargarte gratuitamente en PDF en el enlace anterior o un poco más abajo.

En realidad muchas personas del planeta siguen anclados en sus antiguos paradigmas y modelos de ver y actuar, todavía ajenos a todo esto que vamos a señalar, pero esto no debe importarnos tanto. Los viejos paradigmas personales aun tienen su sentido y propósito. Que surja lo nuevo no requiere necesariamente eliminar lo viejo, sino más bien integrarlo sabiamente en la nueva realidad. Además, los cambios requieren su tiempo, y creo que lo relevante es que cada uno vayamos dando pasos coherentes en nuestra propia vida y en nuestra relación con el mundo. Notaremos resistencias, no te quepa duda, pero como ha ocurrido en otras fases de la historia humana, las contribuciones personales – si surgen desde la autenticidad – ayudan a cambiar la cultura y provocar poco a poco los cambios realmente necesarios para todos.

12 emergentes paradigmas personales que nos expanden hacia lo global

¿Cuáles son los aspectos de esta nueva conciencia personal que esta surgiendo? Lo iremos sintetizando en estos 12 aspectos o paradigmas, sin pretender ser excluyentes. Te aconsejamos que los sientas desde dentro, no solo desde la mente, sino desde toda tu existencia que se abre hacia las infinitas posibilidades de tu ser. Para ponértelo más fácil usaremos la primera persona por si te ayuda a identificarte con lo esencial de esto que señalamos:

  1. Empoderamiento personal

    Me vivo con voluntad y autoestima. ¡Hago que las cosas sucedan! La vida tiene sus complicaciones y yo amo los retos que me hacen crecer. Dentro de mi tengo mi propio poder que uso con amor y respeto. Puedo elegir y muchas veces lo hago. Soy consciente de mis límites y dentro de ellos me supero una y otra vez. También ayudo a empoderarse a otros, pues mis capacidades no tiene sentido si no son compartidas. Ante las dificultades me crezco y reconozco mi vulnerabilidad. Soy eficaz y también procrastino. Mi poder no es ajeno a mi pequeñez. Mis capacidades únicas se expresan en un cuerpo que siente y también en un espacio digital tan expansivo como adictivo. Y esta sensación de poder honesto me lleva a sentirme en igualdad con otras personas, aunque sean de sexo o condición diferente a la mía.

  2. Vocación única y conectada

    Voy despertando aquello para lo que nací. Esto que la existencia espera que ofrezca al mundo. Reconozco mis capacidades únicas y mi Elemento. Las pongo en marcha al servicio de lo global. Puedo ser un trabajador del conocimiento o Knowmad, un creador o hibridador de belleza, un inspirador de autenticidad y presencia, y también puedo ser un amante de la vida. Mi vocación es creativa, y también es única y múltiple a la vez. Me reconozco como diferente y muchas veces como un inadaptado al margen de los sistemas, pero eso no me detiene en mi anhelo de expresar lo que soy y puedo regalar. Mi capacidad a veces es introvertida y otras extrovertida. Digital y presencial. Y haga lo que haga, soy libre y en el fondo no temo al fracaso.

  3. Propósito humano

    Soy un creador de sentido. Un simple humano que observa como toda la realidad evoluciona, cambia y se recrea. Para mi todo es significativo y tiene valor en si mismo. Aunque haya fragmentación por todos lados, soy capaz de intuir las pautas que lo conectan todo. Me encanta compartir con otras personas sobre las profundidades que nos apasionan. Desde mi sencilla experiencia cotidiana – sin olvidarme de mi cuerpo, mi dolor, mi amor y todo mi sentir – surge naturalmente esta conexión con el sentido de la Vida.

  4. Silencio interior

    Con frecuencia paro y me conecto con mi interior. Me voy a hacer un retiro de meditación. Detengo mi huida de mi mismo. Descubro la paz que ya soy. Amo la existencia. Respiro. Me siento en presencia, en este estado de conexión con lo absoluto y disfrute de lo relativo. Miro todo como si fuera la primera vez. Con sencillez, lentitud, cuidado y calma esencial. Incluso, desde ahí, descubro como el frenético internet también surge de la calma. Y cuando lo necesito desconecto de la tecnología para mayor intimidad. Nada es ajeno al silencio, este misterio sin dualidad.

  5. Autoconocimiento y experiencia

    Sé que si no reconozco mi personalidad, esta desde la sombra saboteará mis actos. Tengo adicciones y me cuesta pararlas. Me duele sentirme como una maquina automática. Por esto, necesito explorar con cariño mi interior, mi inconsciente y todas las voces que se pelean en las mazmorras de mi mismo. Desde mi vulnerabilidad reconozco también mi potencial y mi poder. Me descubro desde la experiencia de mi cuerpo, mis emociones, mi mente, mis anhelos y mi relación con toda persona, todo ser y toda vivencia. Me doy cuenta. Permito que lo que soy y siento se exprese con naturalidad… sanándome.

  6. Ética mundicéntrica

    Despierto en mi esta empatía profunda que me une a todos. Vivimos en relación e interser. Me amo a mi mismo, para poder amar a todo el mundo. Siento en mi esta ética global e interpersonal plena de compasión. A veces me enfado ante los aspectos dañinos de la realidad como forma de expresar mi amor. Integro en mi estos vínculos cercanos con mi familia y amigos, y a la vez amo al mundo entero. Mi cariño es global y local. Me nutro de tu amor, aunque se exprese por internet desde el otro lado del planeta.

  7. Viaje y visión global

    Me encanta viajar y explorar el mundo. Lo hago con mi cuerpo y también con mi navegación por internet. Despierto en mi esta visión abarcante de “unidad en la diversidad”. Mi cuerpo y mi mente cada vez es más flexible y adaptable. Me muevo en múltiples contextos y soy capaz de acoger lo viejo y lo nuevo. No me quedo atrapado en ideologías rígidas, sino que voy más allá integrando las contradicciones. Vivo como nómada y a la vez amo mi hogar. Me gusta mi barrio y soy ciudadano del universo.

  8. Vivencia tecnológica

    No reniego de las capacidades expansivas que nos aportan las ciencias y las tecnologías humanas. Me gusta usarlas con libertad y conciencia. Y aprender a manejarlas con criterio, eficacia y sentido. Amo esos lazos débiles pero sumamente significativos que nos aportan las redes sociales. Si no fuera por internet, mi mirada sería menos global. Es una gozada experimentar abiertamente la realidad en sus contextos digitales y presenciales. Me entiendo tanto con lo natural como con lo artificial.

  9. Generalista e integrador

    Aunque soy especialista en algunas cosas, necesito vivirme también como generalista en el arte de vivir e integrar la realidad. Me doto de habilidades transversales. Conecto ideas, personas y experiencias. Inspiro sentido, intuición y creatividad. La web es un gran tesoro de exploración de la diversidad, y me ayuda en este arte de generar saber adaptable a diversos contextos. Manejo la complejidad sin perderme en ella, y me muevo bien entre disciplinas del saber. Y en todo esto, me apoyo en el descubrimiento experiencial, y en esta comprensión del alma o lo esencial que lo impregna todo.

  10. Aprendizaje multidimensional

    Todo me enseña. Sé que detrás de todo mi aprendizaje esta mi propia vivencia y la inspiración de cualquier persona o realidad. Lo que descubro me llega de muchas maneras, desde lo formal, informal o no formal, desde lo digital o desde esa conversación en la intimidad, y también desde mi propio error. Mi aprendizaje es ubicuo, polivalente y ciertamente para toda la vida. Me apoyo en la inteligencia emocional y en el resto de inteligencias múltiples. Voy usando con creatividad mis diversos entornos de aprendizajes, con curiosidad y abierto a desaprender. ¡Hay tanto que descubrir! Sobre todo deseo expresar sabiduría y autenticidad.

  11. Compromiso colaborativo

    Trato de funcionar de forma responsable y libre al servicio del bien común. No reniego de la participación social y política, ya que soy parte de este tinglado colectivo. Quiero ayudar a que podamos convivir de la mejor manera posible. Sé que siempre habrá conflictos sociales y culturales, pero podemos optar a mejorar algunas cosas, como ya llevamos haciendo durante milenios en una evolución socio-cultural que aún no ha acabado. Mi participación es importante. Puedo apoyar los nuevos sistemas y culturas colaborativas, libres y abiertos que surgen apoyados por las tecnologías digitales. También puedo influir para que los sistemas caducos y rígidos cambien o suelten su poder. Solo con participar en el procomún como parte de las multitudes inteligentes, apoyando campañas crowdfunding, escribiendo en wikipedia o compartiendo recursos libres, ya estoy propiciando cambios colectivos. Aquí hay mucho que comprender, conectar y participar.

  12. Conciencia ecológica

    Quiero intuir los ciclos y procesos de la naturaleza de la que formamos parte. Me preocupa el deterioro ambiental, por eso me ocupo de aportar mi grano de arena. No me basta con el activismo, ya que sin comprensión y conciencia ecológica mi acción puede ser ineficaz. Empiezo desde el ecosistema de mi propio cuerpo, propiciando su salud y autorregulación Sigo con mi familia y entorno, en una ecología emocional y cercana. Y luego me abro a lo global, apoyándome, si es el caso, en internet. Ojalá mi mirada sea cada vez más holística y mi sentir más amoroso. Nuevos paradigmas para un mundo en cambioQuiero aprender a controlar y explotar con sabiduría y respeto, para hacer menos daño, y para permitir que los ciclos naturales sigan su propio proceso.

Libro 30 paradigmas para un mundo en transformación

Puedes ampliar la información de este post en mi libro 30 paradigmas para un mundo en transformación, que complementa todo lo anterior y lo pone en un contexto más amplio para vivir con protagonismo este siglo XXI. Puedes suscribirte a nuestra sección de recursos para catalizadores de cambio y descargar el libro gratuitamente a través del siguiente botón:


La semana que viene posiblemente escriba brevemente sobre algunos sistemas humanos que están dando estructura física al surgir de estos nuevos paradigmas de la era digital.

¿Cómo ha sido el viaje? ¿Te resuenan algunos de estos nuevos paradigmas personales de la era digital? ¿Te molestan algunos? Todo comentario nos ayudara a ver nuevos matices sobre estos modelos emergentes.

Y lo más IMPORTANTE es que pongas patas a estos paradigmas. Y para ello te animo a regalarte un retiro de meditación y silencio que seguro que te ayudará a dar el salto desde la teoría de estos paradigmas a la realidad de tu propia experiencia.

Crédito de la imagen: thephotographymuse con Licencia CC-BY

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba