Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

10 pautas para despertar mi vocación creativa

Hombre contemplando creación artística

Desde mi experiencia como joven escritor, emprendedor y agente de cambio quiero reflexionar con vosotros sobre algunas pautas que me ayudan a conectarme a mi vocación creativa o mi Elemento creativo, del que ya os he hablado. Y lo hago a mi manera, con mi escritura y mi locura, según me viene. Porque crear es algo bastante subjetivo, no fácilmente fijable en reglas, y no necesariamente aplicable a todo artista o agente de cambio. No pretendo por tanto darte una enumeración de consejos a seguir, solo aportar mi propio intento de aprender el oficio de recrear con palabras o imágenes nuestras fecundas experiencias personales de humanos extraordinarios:

1. Dejo ir la procrastinación y me centro en la fuente inspiradora

Empieza el día y quiero ponerme a escribir. En esos momentos me tienta coger la tablet y evadirme en internet. Es un impulso de escaparme y entretener mi mente en algo más sencillo, pasivo y sin compromiso. Pero ya no puedo alejarme mucho de mi genuino deseo de explorar voces que me inspiren y de crear desde mi apertura sensible. No quiero perder la oportunidad de expresar lo que nace en mi y compartirlo contigo. Necesito descubrir mi alma y el alma humana, que se muestra en cada conversación, en el teatro de la vida, o en esa literatura tan personal. Tengo una misión y una vocación creativa que plasmar. Es el momento de despertar mi voz, y conectar con todas esas voces cuerdas que antes no veía. Ya es hora de ser. Y ya es hora de interser con toda mi comunidad inspiradora.

2. Tomo conciencia de mi dificultad y de mis necesidades creativas

Durante muchos años he ido buscando mi lugar en el mundo. El comprender que espacio ocupar dentro de esta locura humana. Y sentir lo que podía aportar. No tenía claro lo que anhelaba, mi vocación creativa, mi sentido, mi voz. Ni siquiera me veía como un artista que se forja a si mismo. Me perdía en el misterio de mi mismo. Dentro de esa duda continua, y de la nebulosa de mi huida acomodadiza. Con mi voz dormida. Mi alma oculta. Un corazón anestesiado. Una mente confusa. Y mi cuerpo muerto. ¿Puede un artista crear belleza y sentido desde la negación de si mismo?

Lápices de colores para dibujar tu vocación creativa3. Suelto la arrogancia y conecto con lo que el Arte quiere de mi

Pero la belleza, el amor y el sentido llamaron a mi puerta. Y lo hacen cada día si estoy despierto. Vi que ya no era solo cuestión de encontrar yo mi sitio, con arrogancia, sino en responder a la llamada de la Vida. Abrirme hacia mi interser y descubrir ¿Qué quiere la Existencia de mi? ¿Qué proyectos tiene reservado el Arte para mí? ¿Qué desean que haga las personas y realidades que me aman?.

4. Noto cuando me evado y cuando me respeto como creador

Responder a estas preguntas me duele, pues durante mucho tiempo me he escapado de esa vocación que comparto con el universo. Y me sigo escapando. No es para mi fácil vivir a diario mi responsabilidad de creador. Esa entrega que se nos pide desde ese lugar fecundo que nos inspira. Soy un humano lleno de importancia personal, y también capaz de los mayores actos de generosidad. Por tanto, me comprendo y me respeto.

5. Me conecto con mi largo proceso creativo

Para mi, el viaje de descubrimiento y forja de un artista, tiene un valor infinito. Ese largo proceso de gestación de toda una vida, como nómada del conocimiento y la creatividad, y donde el despertar de la pasión, la voluntad, la claridad y la realización personal, van de la mano con el brillo de las sucesivas obras. Por eso me encanta escarbar en la vida de artistas, científicos y tantos humanos selectos, para descubrirme a mi mismo en su duro camino de despertar artístico y vital.

6. Afianzo mi destino junto a los creativos que admiro

Recuerdo como me han apasionado los relatos de geniales humanos como Benjamín Franklin, Leonardo Davinci, Socrates, Marie Curie, J.R.R. Tolkien, Beethoven, Gandhi o Nelson Mandela. Personas con vidas muchas veces complicadas y dolorosas, que fueron despertando todo su potencial, encarnándolo en su vida, y dejándonos, a pesar de sus contradicciones, el regalo de sus creaciones y acciones únicas. ¿Puede mi vida y mis obras seguir sus pasos? Ya no lo dudo, yo soy parte de la vocación creativa de la especie humana, como lo fueron todos estos seres admirados. No tengo porque llegar a su altura, porque no busco ser nadie importante, solo responder con dignidad a la llamada que ellos también recibieron.

7. Me uno a la inmensa comunidad de creativos

Y también admiro a tantas personas cercanas, que aunque no pasen a la historia, su fuerza, su arte, su autorealización, y su contribución me dejan con la boca abierta. Tantos amigos y conocidos que sueñan y materializan sus sueños, esforzándose en el camino por cambiar ellos mismos y hacerse dignos de portar la magia de la creación. Me ligo a ellos también en el mismo destino evolutivo.

8. Observo mi pasividad y doy el salto a la responsabilidad

Pero también, y no os lo puedo negar, me viene una mezcla de asco y de dolor por tantas personas inmóviles, que se escapan de sus capacidades únicas. En realidad yo mismo actuó así con frecuencia. Comprendo nuestras resistencias a vivir, amar, aprender y crear, pues tenemos miedo al valor creativo de nuestro interior. Pero me duele tanto escape colectivo. Esas sofisticadas formas en que nos ayudamos socialmente a huir de lo que la existencia quiere despertar en nosotros. Me duele y me cabrea. Si, tú y yo nos alejamos sutilmente de nuestra responsabilidad de co-crear el mundo entre todos. Y eso hace mucho daño. Y encima de escurrir el bulto, culpamos a otros de hacer mal las cosas. Así nos va.

9. Me quemo hasta el fondo en mi vocación creativa

Lo diré una y otra vez. Mi vida y mi acción importa. Tu vida y tu creación son importantes. No basta con estar y opinar. Es necesario comprometernos y quemarnos. Despertar el genio que hay en ti y en mi. No quedarnos en la complacencia y en la mentira de que ya hago algo, porque esto es lo más falso que un artista puede contarse a si mismo. Es abortar de raíz la creación humana, matando de entrada al artista. Un creador es un ser en continua implicación que no acaba nunca, ni siquiera el día en que soltamos todo y nos abandonamos, con todo el arte que sepamos, a la muerte.

10. Cuento mi historia para inspirar a otros… y escucho la tuya

Todo esto que os cuento, en esta mañana de otoño en que dejo de lado mi escape de internet y me pongo a escribir y crear, es lo que he ido despertando en mi en estos últimos años. En esto estoy como aprendiz. Y en esto creo que tal vez tú también estés. No dudes en contarme en algún comentario. Como ser humano intento levantarme cada día y comprometer con amor todo lo que soy en hacer que mis obras brillen y reflejen el brillo de este universo creador del que soy parte.

¿Cómo despiertas tu vocación creativa cada día? Creo que tú historia es pertinente para dar más perspectiva a esto que empezamos a compartirnos tu y yo. Me gustaría escucharte. Podemos seguir dialogando en comentarios o tal vez en las redes sociales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba