Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

¿Cómo dejar de estar atrapados en la dualidad?

Paracaidista humano atrapado en la dualidad

Desde mi experiencia personal, voy descubriendo que los seres humanos sufrimos por dualidades. Es decir, estamos atrapados entre dos aspectos de nosotros mismos que luchan entre sí.

Por ejemplo, una de estas dualidades más frecuentes se da entre dos de nuestras subpersonalidades. Por un lado nuestra voz débil, insegura y vulnerable, frente a nuestra voz exigente y fuerte. De tal forma, estas aparecen en nosotros como dos aspectos que pugnan por dominarnos y que no se tragan entre sí.

20140715-173524-63324111.jpgCuando nos sentimos débiles, con frecuencia surge la voz fuerte y nos exige que cambiemos ese estado. Ya que no soportamos nuestra vulnerabilidad, ni nuestra tristeza o las dudas frecuentes. En esos momentos queremos ser otros, más seguros y capaces. Y aunque este deseo sea genuino, la forma en que luchamos y exigimos el cambio, suele provocar un bloqueo mayor de nuestra parte insegura. Con ello, la dualidad y el desacuerdo interior se acentúan y nos quedamos atrapados en el malestar emocional. Este puede durar horas, días o toda una vida, aunque pueda estar alternado por momentos de escape y evasión del conflicto… aunque este sigue aunque relegado al subconsciente.

Ir más allá de la dualidad

En realidad el conflicto puede superarse de otras maneras. Es normal querer ser más fuertes, capaces y seguros. Y también es licito reconocer que somos inseguros y vulnerables. Por tanto, la mejor respuesta que podemos dar a esta dualidad es despertar el amor, como una forma mediadora que integra todo lo que somos (fuerza, vulnerabilidad, etc). Es un activar esta voz interior que toma perspectiva y acoge con cariño unificador nuestras contradicciones.

Y desde aquí, ya no necesitamos negar nada de lo que somos. Podemos ser simultáneamente seres humanos fuertes, inseguros, valientes, miedosos y amorosos. Es decir, personas que navegamos entre fuerzas, sentires y pensamientos de todo tipo, con intención abierta, libre, amorosa e integradora. Y todo esto nos ayuda mucho a poder comprender y reconocer a los demás, en toda su amplia gama de conflictos y circunstancias personales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

7 comentarios en “¿Cómo dejar de estar atrapados en la dualidad?”

  1. Qué bien explicado Nacho. Muchas gracias por la mención a mi blog. Realmente la herramienta de Norberto Levy con el asistente interior nos ha revelado algo grandioso para que nosotros mismos aprendamos a resolver nuestros conflictos. Es una asignatura que el ser humano tiene pendiente y es ese trabajo más emocional.

    1. Hola Lourdes! Tenía pendiente contestar estos comentarios. Estoy empezando a leer el libro del Asistente Interior de Norberto Levy y si, es una herramienta sencilla y que señala muy bien estos conflictos duales que tenemos dentro. Y lo bueno es que no niega nuestras partes, sino que acaba integrandolas en algo mayor que somos a través del amor de la figura del asistente interior (o como queramos llamarlo).
      Siento que muchos psicoterapeutas y sabios espirituales apuntan en la misma dirección, como si señalaran con el dedo hacia este algo tan sencillo y natural que somos… relajando tantas contracciones y dualidades… aunque reconociendo que son nuestras dualidades. Es decir, que tengo dualidades pero no soy mis dualidades… ¿Quién soy?

  2. La vulnerabilidad es nuestra sensibilidad, y por tanto nuestra herramienta -por llamarla de alguna manera- más preciada. A través de la vulnerabilidad somos nosotros mismos, ya que en ella reside la fuerza y la seguridad, no por imposición, sino en equilibrio. Me gusta sonreír a mi vulnerabilidad cuando la veo sentirse algo tímida frente a los otros, y le animo a mostrarse, a relajar mi cuerpo, a escuchar embelesada el trino de los pájaros, la luz del día. Ante esto, mi requerimiento de fuerza y seguridad se calman, también ríen, sabiéndose sólo una defensa de la vulnerabilidad misma. En realidad, no son opuestos, únicamente expresiones de la Sensiblidad que todo lo rige, y que tan a menudo exigimos ser otra cosa.

    1. Muchas gracias Cristina por tu comentario! Sabias palabras que señalan hacia esta sensibilidad y calma que nos conecta en lo cotidiano a la autenticidad que ya somos juntos. Con diferentes voces que son una misma, con una fuerza que protege la vulnerabilidad, y una vulnerabilidad que es fuerza. Desde el amor que es equilibrio sanador. Un abrazo agradecido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba