Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Autoestima superficial: Lo que realmente no es autoestima

Autoestima superficial a lo Marilyn Monroe

Dudaba si seguir escribiendo sobre autoestima, y continuar aportando experiencias al taller de Autoestima Profunda que lancé la semana pasada, o descansar con otro tema. Y en esto que me llega de forma imprevista este clarificador artículo de Mercedes Hortelano: Autoestima: Mitos (2) y realidad (vía Mariano Ramos Mejía), y todas mis dudas saltaron por los aires. Realmente es el momento de desmitificar a la autoestima superficial y señalar lo que realmente no es estima propia.

Mitos de la autoestima superficial

Mercedes nos habla de dos mitos que solemos asociar con la autoestima. La primera sería crearnos una “sobre imagen” de nosotros mismos, y la segunda una “sobre valoración” excesiva. Miremos con calma:

1. Máscara de autoestima: La “sobre imagen”

Hay una tendencia cultural actual que se centra en los aspectos positivos, y en base a ella solemos exigirnos ser cada vez más perfectos y adecuados. Esto nos genera una tensión interna por ser diferentes a quienes somos. Por ello, tendemos a crear máscaras con una imagen tuneada y socialmente más aceptada de nosotros mismos. Desde una autoestima superficial, lo que buscamos es mantener nuestro propio engaño y creernos lo que no somos.

Como nos señala Mercedes «este concepto, además, de ser erróneo, refleja una “Falsa Autoestima”, una imagen diferente y distorsionada de lo que somos, con todo lo perjudicial que puede llegar a ser»

2. Autohalago y arrogancia: La “sobre valoración”

Muchas prácticas de autoestima solo se centran en potenciar el valor de la persona. A base de afirmaciones y la búsqueda de la estima de los demás, se pretende que nos sintamos constantemente poderosos, amables y dignos. El problema es que mi necesidad de ser halagado y autohalagado se convierte en un saco sin fondo y niega mi autentica realidad con luces y sombras.

En palabras de Mercedes Hortelano: «Una persona que necesita reafirmarse constantemente, que es incapaz de rectificar, reconocer errores o pedir disculpas ante una equivocación, está reflejando, bajo mi perspectiva, temor a aceptar lo que es, a equivocarse o a … lo cual, a su vez, es un reflejo de falta de respeto hacia su naturaleza y, por lo tanto, falta de seguridad y confianza en sí misma»

Por tanto, no confundamos la genuina autoestima con el autohalago o autoelogio.

La sombra que no queremos reconocer

¡La vida me sigue sorprendiendo! Tras dejar escrito lo anterior, me fui a comer con mi familia con idea de acabar de escribir este post por la tarde. Y en esto que Mercedes Hortelano me mando un mensaje por Twitter en el que me señala la pasividad de mi presentación en video del taller de Autoestima Profunda, y dándome algunas ideas para dotarlo de más dinamismo. Sí, lo reconozco, en este vídeo me muestro como tiendo a funcionar con frecuencia, un tanto estático, lento en el hablar y poco emotivo.

Y esto duele. Sí, me duele sentir la realidad de esta parte de mi, más rígida y con poca pasión. Una parte que tiende a salir automáticamente, recordándome mis propias dificultades de expresión y relación presencial. Y aunque duela, es para mi un regalo recibir honestamente como me veis, sin el sobre halago de la falsa estima… que luego yo mismo podría transformar dentro de mi en falsa autoestima superficial ¡Gracias Mercedes!

La verdad es que es natural que tu y yo queramos protegernos de nuestra vulnerabilidad escondiéndonos tras nuestras máscaras y mostrando una sobre valoración artificial. Yo lo hago con frecuencia, inconscientemente, creyendo que así no sentiré el dolor de la vida… pero este sigue allí, esperando el momento en que quiera escucharlo y estimarlo.

Y cuando doy la bienvenida a mis “errores” y mis dificultades, es cuando puedo abrirme a recoger el gran regalo de estar vivo y poder caminar superando muchos de los retos que se me presenten.

La autentica autoestima profunda

Siguiendo este ejemplo de mi propia vida del punto anterior, desde una autoestima superficial podría decir que «estimo mi capacidad de escribir posts, pero no estimo (u odio) mi capacidad de expresarme verbalmente a través de un vídeo»

En cambio, desde una autoestima profunda me siento más preparado para sentir honestamente que «ahora estimo mi capacidad de escribir y trato de estimar el dolor y la situación que me genera mi imagen pasiva delante de un vídeo. También doy la bienvenida a mi deseo presente de escaparme con máscaras y autoelogio, para no sentir mi dolor. Y sin olvidarme de que estimo también mi propia capacidad de estimar mis luces y mis sombras»

Poco a poco voy aprendiendo que las partes de nosotros mismos que no estimamos, que rechazamos o que escondemos, nos darán problemas. Son voces que sabotean desde dentro, desde nuestro subconsciente, desde nuestra sombra psicológica.

Y como bien resume Mercedes: «Autoestima es aceptarnos, aprender a gustarnos -o que nos gusten aquellas áreas que minusvaloramos- y trabajar con los que “somos”, abriéndonos a las oportunidades que la autoestima nos brinda: en nuestra auto-confianza y seguridad, en las relaciones, en la vida»

Un taller para practicar la autoaceptación honesta

Reforzar mi autoestima con alegría en el Taller de Estima ProfundaSolo me queda animaros a apuntaros al taller de Autoestima Profunda en el formulario que os pongo un poco más abajo. No es un taller perfecto ni pretende serlo. Ni el profesor es una persona con la etiqueta de “alta autoestima“. Sino más bien alguien aprendiendo a quererse y querer a los demás.

En realidad son mis propios problemas de autoestima los que me han permitido crear un taller que pueda ayudaros a dar los pasos prácticos para aprender a autoestimaros. Dori Pecharroman, una de las 6 personas que me han ayudado a probar y mejorar el curso, me mandaba estas palabras al terminar de hacer la cuarta y última lección:

«Enhorabuena por el curso. Me alegro que tanta gente se haya apuntado porque merece la pena. Es ligero de hacer y los resultados son profundos. Creo que es una buena combinación»

Formulario de inscripción al taller gratuito de Autoestima Profunda:

He leído y acepto la política de privacidad

Al cedernos tu e-mail nos facilitas el mandarte tanto las lecciones del taller de Autoestima, como algunos correos de seguimiento y apoyo en el desarrollo de tu autoestima. Además de enviarte gratuitamente nuestra Revista InterSer.

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia tus datos es el Centro InterSer en Palencia, siendo la finalidad el envío gratuito de la revista interser, y facilitarte otros recursos e información de crecimiento personal que tu mismo nos solicites. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines. Te contamos además que tus datos los alojamos y gestionamos con ayuda de la herramienta Mailrelay. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂
Espero que este trabajo, tan diferente de la autoestima superficial, te aporte mucho. Recuerdo que el taller es online y gratuito, y que tienes más información sobre él en este enlace o en la imagen que acompaña.

Crédito de la imagen: La mujer del espejo por Fran Máiquez, con licencia CC-BY-NC

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

6 comentarios en “Autoestima superficial: Lo que realmente no es autoestima”

  1. Necesito reflexionar mucho sobre este post. Por qué me surgen muchas preguntas, vi el vídeo a mí me gusto, que es pasivo? Si pero no lo veo como algo negativo más bien lo veo como una huella que te identifica como persona y a unos gustará y a otros no. Me gusta mucho leer a Mercedes Hortelano sigo hace mucho su blog, pero todos tenemos cualidades que nos hacen diferentes. Yo no he grabado un vídeo en mi vida, posiblemente lo haría fatal? O lo haría tal y como soy y no me veo? En fin sigamos adelante aprendiendo y mejorando siempre, abrazo!!!

    1. Muchas gracias Mónica por tu comentario!

      Si, es todo un reto para ver como vamos de autoestima el grabarse en vídeo 😉 Te lo recomiendo para investigar que pasa dentro de ti. En mi caso necesito apelar al enfado o mejor dicho a mi fuerza emocional para sacar la garra y el dinamismo que hay en mi. Me cuesta, pero está ahí. Durante muchos años he dado la espalda a mi pasividad ¡No la veía! Ahora la veo y me duele, e intento abrazarla, quererla y suavemente apartarla cuando necesito sacar garra. No reniego de mi pasividad, y reconozco que soy también actividad. Todo un aprendizaje vital ¡Sigamos aprendiendo de lo que nos trae la vida, aunque duela!

      Abrazos!!!

      1. Nacho necesito tiempo y reflexión para responder por qué hay un sinfín de respuestas posibles, pero me viene presente este personaje que seguro conoces al cual yo adoro y he visto hablar a en persona Eduard Punset, yo lo veo como un Sr increíblemente tranquilo que para mí es como “pasivo” pero no es como lo dice es lo que dice, lo que trasmite, desde su tranquilidad, pasividad hay una gran, enorme actividad, no sé si me explico, y no sé si vemos el término desde el mismo enfoque. Sencillamente es que creo que no nos tenemos que machacar mucho sino disfrutar de lo que somos, como somos y crecer. Pero esto es visto bajo mis ojos, bajo los tuyos lo verás de otra manera, otra percepción. Dices que durante años diste la espalda a tu pasividad que no la veías, quizás no lo sentías así, no creo que tengas que sentir dolor por ver ahora tu pasividad. Para mí pasivo es tranquilo que a la vez se convierte en serenidad y ese estado de tranquilidad y serenidad no tiene precio!!!!

        1. ¡Hola de nuevo Mónica! Gracias a tus jugosos comentarios tal vez escriba un post sobre este tema. Entre otras cosas porque me estás llevando a tomar conciencia de esta “pasividad” con diferentes caras. A ver si tengo tiempo de escribirlo pronto. Me encanta tu ejemplo de Eduard Punset, que para mi es un ejemplo de presencia, de calma, de serenidad, de estar enfocado. Una “aparente pasividad” que es conciencia, que es virtud, que es una fuerza activa extraordinaria. Te entiendo Mónica, ya que me encanta esta “no pasividad” aunque lo parezca. Yo mismo he despertado aspectos de esta presencia en mi y creo que en el vídeo algo captas de esta presencia calmada y humilde. También vengo de otra “pasividad” más de desconexión, de falta de presencia, de empatía… Mucho he andado para tomar conciencia de ella, de mi sombra,… No como algo malo, sino como una cualidad más de mi persona. Algo que amar y que acoger con todo mi corazón, porque al hacer esto, nuestras corazas “pasivas” se deshacen. A ver si tomo tiempo y releo tus mensajes y seguimos aprendiendo juntos, y escribo este post. Otro abrazo!!

  2. Isabel Díaz

    Hola Ignacio! Sabes? A mi tampoco me pareció pasivo tu video de introducción desde mi punto de vista, sí creo que te veías un poco nervioso porque entiendo que estar frente a una cámara a muchos nos pone nerviosos, a menos que fueras una persona que tiene que estar todo el tiempo trabajando frente a ellas, como actores, cantantes, etc., en tu caso creo que es justificable el hecho de sentirte tal vez un poco nervioso. Y precisamente yo en lo personal por esta razón te sentí más cercano a mí, pues eres tan humano como yo o cualquier persona. Muchas veces he visto videos de personas que te hablan sobre autoestima como algo inalcanzable, porque muestran tal seguridad que más bien o me pregunto si son reales y no me están vendiendo un producto milagroso, jajaja, o definitivamente yo ando muy por debajo. Y no digo que no haya personas que no tienen inconveniente para estar frente a las cámaras, pero las siento más lejanas a mí, no creo que comprendan cómo me siento y tú sí lo haces. Tu curso es tan increíble, cercano y personal que desde mi punto de vista refleja que hay una PERSONA detrás de él que me comprende y me puede ayudar realmente. Gracias por esta gran experiencia!

    1. Hola Isabel! Hola de nuevo 🙂

      Muchas gracias por tus palabras. Me alegro enormemente que estés viviendo esta gran experiencia personal! Gracias por confiar en el curso y lanzarte a mirarte y quererte.

      Jajajaja. La verdad es que he pensado muchas veces en cambiar los vídeos del curso, sobre todo el de presentación. Esos días sueño con mostrarme más activo y divertido. Y descubro con esto como sigue en mi esta tendencia interna a buscar ser de otra manera y no aceptarme como soy. Separándome de mi realidad.

      Y si, supongo que esta tendencia seguirá siempre en mi vida como humano. Lo que va cambiando es la relación que establezco con mi tendencia personal. El reconocerla, aceptarla, abrazarla… y a la vez no hacerla tanto caso y reírme con ella.

      Esto es autoestima profunda. Los demás juegos de espejos e imágenes que nos montamos para parecer lo que no somos o querer ser quien no somos… es otra cosa que no tiene que ver con la autentica autoestima. No es ni autoestima superficial… es puro autoengaño superficial.

      Por esto, creo que el vídeo seguirá siendo el que es 😉

      Gracias de nuevo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba