Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

No hay nada que ser… ya soy

Ser la flor en un simple acto de serQue natural para una flor simplemente ser.

Yo con frecuencia me encuentro esforzándome y luchando por ser un agente de cambio, un escritor, un nómada de conocimiento y muchas cosas más. Es una batalla interna muy intensa por llegar a ser algo o por alcanzar un estado determinado de ser en el mundo. Cuando en realidad… ¿No soy ya todo esto? ¿Por qué actúo como si no lo fuera? Tal vez no lo sea en grado absoluto, por supuesto, pero ¿quién puede dudar de que actúo como agente de cambio, que escribo y que aprendo continuamente?

La felicidad del padre y el niño con la cometaEs como si mi mente y mis creencias jugaran conmigo al escondite, diciéndome que no estoy preparado o no soy digno de ser lo que soy. Como si esperara que otros desde fuera me pusierais la etiqueta de ser esto o lo otro. Como si necesitara compararme con personas concretas para ser al menos del mismo grado que ellos. Sí, creo que todo esto es parte de mi autoengaño continuo, que me aleja de la realidad y me mantiene en una búsqueda compulsiva por ser algo en el futuro.

Y curiosamente, el mismo hecho de anhelar o buscar ser algo, lo que me dice es que de alguna forma ya soy todo esto. Y lo soy como verbo, como acción, como proceso en movimiento.

Hace semanas hablaba con unos amigos sobre si éramos felices. Y a mi me vino que la felicidad no es una etiqueta estática que se es o no se es, sino un verbo activo que se practica aquí y ahora. Fue como un flash de comprensión. Por eso, en este momento, sentado escribiendo, puedo sentir mi espacio interno de felicidad y plenitud, expresándose y realizándome como persona.

Ya soy… siendo…

Por tanto, cuando realizo determinadas acciones dentro de determinados roles, no implica que me crea ser un rol concreto. No soy un rol. Yo soy, más allá de un cargo o un espacio profesional o personal. Por tanto, puedo hacer cursos y ganar experiencia, y esto está genial para mejorar mis capacidades, pero en realidad ya estoy donde es importante estar que es en el camino. Y más aún, yo mismo soy el camino… siendo camino.

la flor naturalmente es lo que esHace décadas era fundamental definirnos por etiquetas. Nos certificábamos con títulos en la universidad o en cualquier educación formal. Y el no pertenecer a gremios profesionales era como no existir. Ahora todo está cambiando. Podemos considerar que lo somos todo, y avanzar con calma haciendo y experimentando lo que nuestro interior nos guíe en cada momento. Mientras corto leña me vivo como leñador. Al escribir me expreso como escritor. Cuando respiro… la vida vive en mí.

Puedo confeccionarme una marca personal, pero desde la sabiduría de que esto es solo un artefacto o una etiqueta que transmite a otros mi misión y mis propósitos únicos, pero no es mi identidad última o lo que yo soy en realidad, porque soy esto y lo soy todo.

Relajar la obsesión por ser un alguien especial

Todo esto está íntimamente relacionado con lo que ya hemos hablado de soltar la importancia personal. Os voy a hacer una propuesta, que es intentar relajar nuestra búsqueda y obsesión por ser alguien. Para ello podemos empezar soltando esta identificación con determinados personajes y voces internas que anhelamos encontrar en el futuro. Y la mejor forma que yo he encontrado para hacer esto, no es eliminando unas voces y dando cabida a otras, sino acogiendo a todas dentro de mi. Yo no soy mis personajes internos, pero todos ellos pueden habitar y crear dentro de mi…

Y… ¿Quién soy yo?… si no soy mis roles, ni mis etiquetas, ni mis personajes internos, ni esto que pienso… ¿Quién soy yo?…

Abandónate. Suelta la lucha por cambiar… y abandónate al cambio. Simplemente se el cambio que ocurre en ti. Muere en este momento al deseo de ser otro y a la comodidad del sufrimiento conocido. Deja que emerja lo que ya es, lo que no escuchas con tanto palabreo. Suelta.

No soy mis personajes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

4 comentarios en “No hay nada que ser… ya soy”

  1. Africa afri0925@hotmail.com

    Me ha encantado este contenido, no tengo palabras para describirlo. Hermoso, e inspirador se me ocurren por el momento.

    Gracias por escribirlo, bendiciones

  2. Muchas gracias por tus bendiciones. ¡Me alegro mucho de que te mueva! Lo he releído disfrutando de nuevo del viaje… y te entiendo en cuanto que es un viaje en el que las palabras parece que hasta sobran…
    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba