Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Como la psicología positiva nos ayuda a vivir con bienestar

Mujer con alegría y psicología positivaLa psicología positiva es una disciplina joven que se centra en el desarrollo de rasgos y emociones constructivas para el bienestar psicológico de las personas. Es una ciencia práctica que busca comprender los pautas que nos ayudan a ser más felices. También nos ayuda a fluir en nuestras actividades y vivir una vida de contribución y sentido.

Los descubrimientos de la psicología positiva son eminentemente pragmáticos. Podemos aplicarlos en ámbitos variados como la educación, la salud, el bienestar profesional o el coaching.

Podemos considerar a sus precursores psicólogos como Daniel Goleman, Mihaly Csikszentmihalyi o Martin Seligman. En España Rafael Bisquerra, Rojas Marcos o Eduardo Punset. Estos autores tienen libros de psicología positiva que puedes consultar.

Pensamiento Positivo vs Psicología positiva

Es importante no confundir la psicología positiva con el pensamiento positivo. El primero tiene una base científica y experiencial solida para estudiar lo que nos hace felices y nos ayuda a vivir mejor. Mientras que el segundo es una distorsión simplista sin base real y con muchos componentes mágicos.

El pensamiento positivo está hecho de frases bonitas, excesos de optimismo y mucho autoengaño contagioso. Son formas de escaparnos de nuestros miedos, límites y vulnerabilidades. Y tantos ideales positivos nos están haciendo mucho daño tanto a nivel psicológico como social y educativo. Seguiré hablando de esto en un próximo post.

Por el momento, para ver más diferencias entre psicología positiva y pensamiento positivo te remito al estupendo artículo de Amalio Rey: Harto del fast food de Pensamiento Positivo.

El engaño del pensamiento positivo

De la ciencia de la psicopatología a la ciencia del bienestar

Gran parte de la psicología contemporánea se ha centrado en las psicopatologias y en ayudar a las personas que lo padecen enfermedades mentales. En cambio, la psicología positiva se centra en apoyar a la mayoría de las personas que aunque no tengamos enfermedades mentales graves, tenemos mucho que aprender para vivir con bienestar.

La psicología positiva se focaliza por un lado en el estudio científico de las experiencias positivas y los rasgos individuales positivos. Y por otro lado en fomentar instituciones y programas que faciliten la calidad de vida de las personas, el aprendizaje saludable y la prevención de trastornos psicológicos.

Esta disciplina busca el bienestar y el florecimiento de de niños y adultos. Además nos ayudan a fomentar las emociones creativas y a aumentar nuestra energía psíquica.

Bases científicas para potenciar la psicología humanista y la educación

En realidad todo esto no es nada nuevo. Las distintas corrientes de la psicología humanista ya trataban de todos estos asuntos desde hace décadas. Lo que aporta de novedoso la psicología positiva es un estudio más riguroso y científico del bienestar y el potencial humano.

Y esto es algo que creo que está viniendo muy bien para reducir la dispersión y exceso de fragmentación actual psicología humanista. También para focalizar la labor educativa hacia el potencial humano.

Soy partidario de una buena simbiosis entre las partes más sanas de las distintas psicologías y psicopedagogias. Y más concretamente de la psicología positiva, las psicoterapias humanistas (y sus muchas técnicas), la psicología integral y la psicología transpersonal. Veremos si esto es posible.

Temas clave de la psicología positiva

La psicología positiva se ha centrado en estudiar algunos temas clave como son el bienestar emocional, el desarrollo de emociones positivas, la inteligencia emocional, la capacidad de las personas para fluir en sus actividades, la creatividad, la alegría y el humor, la construcción de significados, la gratitud o la resiliencia.

Para Seligman, los 3 elementos clave para el bienestar y la felicidad serían los siguientes:

  1. El disfrute de emociones positivas como la gratitud, el perdón, la esperanza o la capacidad de saborear (presenciar) la vida.
  2. Una vida comprometida con uno mismo y con los demás.
  3. Vivir una vida con significado, sentido y propósitos.

3 claves del bienestar psicológico

6 virtudes y 24 fortalezas humanas

Dentro de la corriente de la psicología positiva, Peterson y Park han estudiado las virtudes y fortalezas humanas. En su proyecto VIA (Valores en Acción) investigaron con ayuda de un test durante varios años este tema, llegando a descubrir 24 fortalezas humanas clave para la felicidad que pueden organizarse en 6 virtudes como vemos en la siguiente clasificación:

  1. Sabiduría y conocimiento: Creatividad, curiosidad, apertura de mente, amor al aprendizaje y perspectiva.
  2. Coraje: Autenticidad, valor, persistencia y vitalidad.
  3. Humanidad: Bondad, amor y inteligencia social.
  4. Justicia: Justicia, liderazgo y trabajo en equipo.
  5. Contención: Capacidad de perdonar, modestia, silencio y autorregulación.
  6. Trascendencia: Apreciación de la belleza y la excelencia, gratitud, esperanza, humor y religiosidad

El estudio parece mostrar que si queremos vivir una vida feliz, desde niños hasta adultos, con satisfacción y bienestar psicológico, es importante que potenciemos en nosotros estas virtudes y fortalezas humanas.

Prácticas de psicología positiva

Para crear bienestar es necesario aprender bienestar con ayuda de prácticas adecuadas. La psicología positiva también estudia que técnicas y recursos son más acordes para potenciar estas virtudes y fortalezas. Y con ello fomentar nuestra felicidad.

Lo que sigue son pautas y prácticas que podemos adaptar tanto al ámbito educativo, profesional, personal, interpersonal, etc. De forma muy resumida, desde hoy mismo podemos emprender algunas de estas actividades en la vida cotidiana que sin duda tienen un impacto positivo en nuestro bienestar subjetivo:

  • Técnicas de relajación y respiración: Para tranquilizarnos cuando nuestras emociones o estados de animo se alteren. Además facilita la concentración, la creatividad y el aprendizaje.
  • Meditación y/o mindfulness: Para focalizar la atención en la actividad presente. La base para que nuestras experiencias sean realmente vividas.
  • Disfrutar de la actividad y práctica del fluir: Centrar la actividad en aquello que hacemos bien. Es decir, practicar y dar rienda suelta a nuestras fortalezas personales. Dedicar tiempo a desarrollar nuestros talentos, con compromiso y propósito.
  • Desarrollar un locus de control interno: Actuar con la certeza de que nuestros actos influyen en los resultados y en el entorno. Es decir, vivir nuestro poder para cambiar y para afrontar los retos y adversidades de la vida.
  • Saborear la vida con gratitud y amor: Con actos conscientes para disfrutar de la belleza, agradecer y vivir con amabilidad. La música y las artes son buenos cauces para potenciar estas virtudes y fortalezas.

Educación emocional y psicología positiva

Estos días estoy leyendo el libro Educación Emocional. Propuesta para educadores y familias coordinado por Rafael Bisquerra. Y no es nada raro que el capitulo 2 trate integramente de la psicología positiva, ya que esta disciplina es muy útil para educar con inteligencia emocional y fomentar el bienestar de los alumnos.

La educación emocional es la llave para reducir nuestro analfabetismo emocional y psicológico. Y una clara respuesta preventiva para muchos de los problemas en las aulas como el deficit de atención, el bullying, la ansiedad infantil, la falta de autoestima, la desmotivación, el consumo de drogas, etc.

Gracias al desarrollo de competencias emocionales y a este enfoque por el bienestar integrador de los alumnos, es posible dar un giro positivo en nuestras sociedades. Y esto es posible con niños más felices, con autoestima y que contribuyen al bien común.

El bienestar subjetivo y las emociones positivas

La psicología positiva da mucha importancia a las emociones positivas para potenciar el bienestar subjetivo tanto de niños como de adultos. Y yo aquí tengo mis dudas. Y no tanto por esta idea, como por lo que entendemos por emociones negativas y positivas.

Ya hemos hablado largamente en el blog sobre esto. Yo no creo que una emoción sea en si positiva o negativa. Depende del momento, la persona y la autenticidad de lo que sentimos. La tristeza puede ser positiva y constructiva cuando se necesita vivir. También puede ser destructiva si nos engancha toda la vida. Igual con la alegría, que puede ser patológica cuando se vive como una mascara que encubre un dolor no reconocido. Por todo esto, creo que la psicología positiva nos da unas pautas de partida. Pero al ser una disciplina joven aún nos deja mucho espacio para seguir aprendiendo en estos complejos temas del bienestar y el potencial humano.

¿Qué te ha parecido este viaje? ¿Alguna sensación que pueda complementar esta exploración de la historia, las aplicaciones y el concepto de psicología positiva?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba