Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Mi niño muerto en la playa

playa y sol

La imagen del periódico digital le pillo por sorpresa. ¡Un niño muerto en una playa! Durante unos segundos se quedo de piedra. No podía creer lo que veían sus ojos. Esto debía ser un error, o tal vez un anuncio de esos capciosos. Leyó algunos párrafos. Y empezó a sentir mucha rabia. Pesaba tanto que lo fue sacando hacia todos los políticos del mundo, uno detrás de otro. Respiró unos instantes y sintió su ira en su cuerpo, dentro de él como un fuego que lo quema todo.

Siguió mirando la foto. Se puso la mano en el pecho y se dejó sentir hasta que surgió en su mente la palabra «injusticia». En su mente se agolpaban todo tipo de cosas que juzgaba que estaban mal en el mundo. Respiro la palabra y todo lo que para él esto significaba en su cabeza. Y sintió primero asco y luego odio y rencor. Siguió respirando mientras notaba la separación y la indiferencia que lo llenaba todo fuera de él. Hasta que sintió su propia separación.

Algo se movió en sus entrañas. Un frío helador le lleno de pánico. Se sentía desprotegido, como este niño muerto en la playa. Respiró su miedo, con dificultad. Le daba pavor reconocer que vivía en un mundo tan inseguro y caótico. Se sentía congelado, sin saber que podía hacer para remediar todo esto. Por unos instantes su mente intentó buscar soluciones para salvar a todos los niños, hasta que algo dentro lo ayudo a parar y volver a mirar al niño. Y por primera vez lo vio.

Allí estaba el niño. Un niño inocente y muy vulnerable. Sobre la arena. Sintió el dolor de su vida truncada de golpe, y el dolor de la perdida de sus padres. Sus ojos se llenaron de lagrimas. Lloró. Y sintió una tristeza inmensa también por si mismo. Recordó con cariño su propia infancia perdida. Sus sueños rotos. Respiró en la calidez de su sentir, cada vez más reconfortado.

Volvió a mirar al niño. Ahora más ligero tras acoger su rabia, su miedo y su dolor. Y ahí estaba la paz. Una paz que surgía de todos lados al mismo tiempo, de dentro de él y desde esté hermoso niño muerto en la playa. Sintió gratitud hacia él. Sintió gratitud hacia la vida que nos da unos años de vida sobre la tierra. Su pecho se fue abriendo hasta acoger toda la vulnerabilidad de la raza humana. Comprendió en un instante como el devenir humano está fraguado de sinsabores siempre cambiantes, pero misteriosamente plenos de sentido.

Y desde esta paz gratuita y desde el calor compasivo que despertaba en él, se quedó unos minutos en silencio y relajado, saboreando la vivencia. Hasta que sintió el impulso de acoger al niño en sus brazos, sin que hubiera diferencias entre este y su propio niño interior. Luego su cuerpo lo lanzó a la acción. Tenía algo importante que resolver y que ya no podía posponerlo más.

Fue a compartir su experiencia con su mujer en el cuarto de al lado. Hablaron un largo rato, afrontando sus propios problemas de relación. Lloraron juntos por sus propios niños internos. Tal vez no pudieran en ese momento salvar al mundo y a otros niños desprotegidos, pero al menos si podían acoger sus diferencias, y en breve abrazar a sus hijos de vuelta de la escuela.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

4 comentarios en “Mi niño muerto en la playa”

  1. Hola…me parece precioso lo que has escrito y he querido compartirlo, pero cuando he visto que en lugar de la foto del mar ha salido el niño lo he borrado corriendo, ya que no me gusta ese tipo de imágenes. No entiendo porque al compartir no sale la foto del escrito 🙁

    1. Gracias Carolina. Es cierto, la foto del niño puede salir al compartir. No quise ponerla en el post, pero aparece en segundo plano. Lo siento. Me sentía también con dudas si ponerla y al final quedo a medias. Si es en Facebook creo que puedes borrarla para que no salga la foto. Si es en Twitter, creo que puedes hacer RT en tweet de @interSerEd que creo que no sale foto… Siento el lio. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba