Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Del hacer material al compartir compasivo

Dar amor a un bebe

Parece que estamos en transición entre dos modelos de entender y experimentar la vida humana. Dos formas diferentes de funcionar y sentirnos tanto en lo individual como en lo colectivo, y que sin pretender generalizar (solo inspirar) podemos resumir en estos dos pasos:

  1. Del hacer material. Por un lado venimos de una visión más materialista, obsesionada por el deseo de hacer y lograr, repitiéndonos continuamente la idea de que somos imperfectos y debemos buscar soluciones a cualquier precio.
  2. Al compartir compasivo. Y vamos hacia una visión más practica y experiencial, donde cada uno de nosotros nos sentimos dignos y perfectos en lo que mejor sabemos ofrecer a otros, y lo compartimos a manos llenas, recibiendo a su vez lo que comparten los demás.

Del Hacer al Ser

Posiblemente nos lleve décadas o siglos hacer esta transición entre el modelo centrado en el hacer y el asentado en el ser y compartir. En realidad, lo más normal es que el modelo del hacer no muera, sino que sea integrado en el de compartir compasivo, ya que este modelo resuelve mejor la complejidad y necesidades humanas. Me encanta esta frase (creo que es de Lao Tsé): la mejor forma de hacer es ser y creo que sintetiza esta idea de que cuando somos auténticos y nos compartimos desde nuestras capacidades únicas, la acción surge de dentro con corazón y resulta realmente efectiva.

Cuando soltamos todas esas ideas por hacer cosas grandiosas y obtener muchos beneficios, podemos empezar a relajarnos y mirar lo que de verdad es importante para uno mismo y para los demás. Por fin dejamos de mirarnos el ombligo, exigirnos hasta la extenuación y de dar con paternalismo a otros lo que suponemos que es lo mejor para ellos.

Abrimos entonces un espacio muy amplio de ser y de presencia. Nos sentimos a nosotros mismos por lo que somos en la quietud, no por lo que tenemos. Desde cada uno se expresa un mundo infinito de posibilidades de conexión compartida. Ya no hay dudas, solo escucha de cual es esto único y bello que estoy llamado a ofrecer a los demás.

Compartir compasivo y sutil

La mayor parte de las cosas que compartimos son pequeñas, sutiles y llenas de cariño, como un gesto de buenos días, una sonrisa o una comida familiar preparada con amor. A veces compartimos sin llegar a vernos, como cuando deseamos algo bueno para una persona distante.

Todos los seres humanos compartimos, aunque no nos demos cuenta de ello. Las plantas regalan oxigeno, y el mismo acto de respirar nos une a todos los seres en un mismo compartir. Escuchar y sentir a otra persona es un darse. Compartir implica valor, generosidad y confianza en la vida. Además es la forma más sabia de vivir, ya que sin lo que nos han aportado otros no podemos vivir ni un solo día. La interdependencia de todo con todo es una ley muy clara de esta realidad del compartir compasivo, que si estamos dispuestos a comprender en nosotros, nos impulsara a compartirnos y a tomar con gusto los regalos de la existencia.

El compartir es en realidad amor en acción. El darse lo llena todo, sin la exigencia de alcanzar nada. Mi sabiduría y mis capacidades creativas no son exclusivamente para mi, sino para regalar a los demás. Por eso, cuando entreno en soledad mis cualidades personales, también estoy compartiéndome. A veces lo compartido tiene una forma visible y otras muchas no podemos verlo, pero se siente. ¿Verdad?

¿Percibes tu también que esta naciendo un mundo más compartido? Ya sabemos que hay muchas resistencias en nosotros mismos para cambiar, mas… ¿nos animamos a ir soltando este hacer compulsivo e infértil, y abrirnos a este compartir compasivo e integrador?

Credito de la imágen: Tantaz Tanta Algorta con licencia: CC-BY-SA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba