Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

El director de orquesta de ti mismo

Director de orquesta

Tu esencia interpreta la maravillosa sinfonía de ti mismo. Tu vida es una obra de arte que acaricia notas de amor y libertad. Cada parte de ti quiere contribuir a crear esta música armoniosa y bella. Y para ello necesitas un director de orquesta de ti mismo. Un coordinador interno al servicio de tu totalidad que eres. Un maestro que integre tu gran diversidad para que toquen al unísono.

Dentro de ti hay un adolescente impulsivo que toca la batería, un veterano pianista curtido en múltiples conciertos, una diva con voz de oro y tendente al protagonismo, un triste violinista que se siente olvidado y un miedoso flautista que siempre duda de cuando tiene que entrar.

PRESTA ATENCIÓN. ¿Qué pasa cuando no esta el director de orquesta de ti mismo? ¿Qué hacen los músicos sin su guía? Imagina como ensayas tu vida desde tu fragmentación de voces internas.

Esta claro, hay que avisar a tu director de orquesta para que venga. Pero ¿donde está? Tal vez ya lo estás buscando por todas partes, porque realmente ya sabes que lo necesitas como agua de mayo. Puedes creer que es ese jefe o este coach que te dirige desde fuera. O esta técnica de productividad que te han vendido. Incluso este mapa o ideología que sigues desde hace años. Tal vez estás cosas externas te puedan ayudar, no lo niego, pero con frecuencia te distraen de lo más esencial.

PRESTA ATENCIÓN a como tus músicos internos han intentado seguir las muchas técnicas y ordenes externas, y lo que ha pasado. Y respóndete ¿Ya ha sonado mi auténtica sinfonía? ¿Realmente quiero que suene, con toda mi voluntad y compromiso infinito?

Creo que te darás cuenta de que no basta con tener un director de orquesta externo. Hace falta que despiertes a tu guía interno. Y no cualquier pseudo guía, sino al auténtico y poderoso director o asistente interior de ti mismo.

No te entretengas pensando en que cualidades necesitará tu director. ¡Stop! No vas a comprarlo en un mercado. Y es mejor que dejes de crear tu sucedáneo mental de guía. Por ahí no es. Es simple. ¡El director de orquesta de tu vida ya esta presente! ¡Despierta! ¡Tu eres! ¡Quiero hablar contigo! ¡Ahora!:

¡Hola! Soy el director de orquesta de mi mismo…

Soy el guía interno de este maravilloso ser humano. Siempre he estado aquí. Estoy infinitamente preparado para coordinar toda la gran diversidad de talentos y voces que tengo. Amo cada una de mis partes. Confío en ellas. Sé de sus dificultades y las empujo con cariño y firmeza para que den lo mejor de si mismas, y para que juntas toquen nuestra mejor sinfonía. Yo soy la unidad en la diversidad. transciendo las limitaciones de las partes. Miro todo con perspectiva, sin engancharme a nada. Desde esta visión global y mediadora, facilito que la gran obra surja.

Soy la voluntad esencial. Soy el foco que lo transforma todo. Soy el alma inspiradora. Soy ese don que permite que todo tu ser fluya con la vida, aun cuando el conflicto está presente. No niego nada y acojo a todos mis músicos. Sé como motivarlos. Sé como bajar los humos al que se cree dueño de la música. Aunque en realidad no necesito hacer nada, ya que yo mismo soy esta acción que ocurre. Disfruto haciendo mi papel, y deseo que la persona no me niegue y me de cauce para hacer mi papel.

Yo no soy esa voz que piensa continuamente. Ni este juez interno que todo lo descalifica. Ni este controlador que esclaviza al cuerpo y las emociones. En realidad estás son solo partes de mi. Voces arrogantes que creen ser los guías de la persona. Pero en realidad son solo otros músicos más, con su propio papel en la gran sinfonía.

Yo soy el director de orquesta de ti mismo. Y suelo pasar desapercibido. No busco ser protagonista. No busco nada. Solo disfruto de la gran música. Sirvo a la gran música. Tomo mi batuta de amor, y permito que las cosas ocurran.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

3 comentarios en “El director de orquesta de ti mismo”

  1. Hola Ignacio. Me gusto mucho tu musica relacional interna. El otro dia lei una frase inspiradora, creo que fue Debussi, que decia que la musica y su harmonia no estan en las notas sino que estan entre las notas. En este caso la musica tambien aparece entre los instrumentos, voces, dialogos en definitiva. Me pregunto como seria ese personaje unificador, el director de orquesta, por ejemplo, con una familia o una asociacion de personas. La musica relacional grupal tiene director de orquesta, narrador, guionista y si lo tiene, donde lo situarias?.Se te ocurre algo? Un cordial saludo y gracias por tu inspirador blog!

    1. Gracias Calhetano por tu comentario! Es un placer para mi leerte. Siento tus palabras como una parte de está música que creamos juntos. Y esto ya empieza a responder a lo que señalas. El dialogo baila entre personas. La música también. ¿Y donde está el director de orquesta en todo este baile colectivo? ¿Donde esta en tu familia? Me viene que es el silencio, entre las notas, entre los sucesos compartidos de la vida. En interser. Me viene que es el amor entre las personas. Me viene que es la libertad y la autenticidad genuina que compartimos. Me viene que es la creatividad más allá de una persona particular.

      Siento que nuestro genio personal y colectivo despierta al abrirse a este espacio unificador. El director de orquesta es una metáfora “real” de esta experiencia de conexión. La música surge como sola de un vació mediador y unificador. El director de orquesta es la libertad que permite que la gran música suene. Gracias por tu pregunta, que me saca estas palabras.

      También me venía esta noche el compartirte mi post: “Relato: La reunión vecinal“, que creo que expresa algo de esto, de bajar al silencio-amor colectivo y desde allí materializar algo juntos. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba