Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

La esencia de la sabiduría en el siglo XXI: Introducción

Esencia de la sabiduría en la era digital

Este es el primero de una serie de artículos, que vamos a ir creando de forma colaborativa, y que investigan la esencia de la sabiduría humana en este siglo XXI. Sin quedarnos limitados en ningún punto de vista particular, queremos ir respondiendo a preguntas abiertas como estas: ¿Cómo podemos reconocer la sabiduría en las personas? ¿Cual es el sentido, valores y vivencias que inspiran a un sabio o sabia? ¿Cómo experimentamos la sabiduría en la vida cotidiana? ¿Esta desprestigiada la sabiduría? ¿Qué practicas nos hacen más sabios? ¿Vivimos en una cultura cada vez más sabia? Etc.

Aunque estamos en la sociedad del conocimiento, parece que aun tenemos mucho que recorrer para despertarnos en la sociedad y la cultura de la sabiduría. En este siglo XXI de internet somos cada vez más inteligentes. De esto no hay duda. Pero aun nos cuesta integrar todo este bagaje de conocimiento en vivencias humanas sabias que nos aporten autentica felicidad, libertad, compasión y creatividad.

1. Inteligencia vs sabiduría

Un primer paso es comprender que no es lo mismo inteligencia que sabiduría. Como bien comenta Miguel Ayuso (@mayusorejas) en su artículo 6 claves a utilizar para pensar como una persona sabia:

“Muchas personas confunden la inteligencia con la sabiduría. Pero aunque muchas personas sabias son también inteligentes, no todas las personas inteligentes son sabias”

Y en el mismo artículo resume las 6 claves de la sabiduría, basándose en la síntesis que ha realizado recientemente Adam Grant en su artículo sobre como pensar como una persona sabia. De forma aun más breve:

  1. La sabiduría tiene que ver con la integración de las experiencias que vivimos, y no depende tanto de la edad (juventud o vejez).
  2. El sabio concilia los opuestos gracias a una visión más abarcante que admite tonos de gris.
  3. Trata de equilibrar un sano beneficio propio, con el bien común de todos los seres.
  4. Cuestiona la realidad y las normas rígidas, propiciando mejores formas de vivir las situaciones.
  5. Ve las cosas tal como son, con curiosidad y amabilidad, sin prejuicios.
  6. Tiene un claro sentido de la vida, un propósito que lo guía para el florecer de la existencia global.

Aunque esta lista nos da algunos matices sobre lo que es ser sabio, podemos apoyarnos en nuestras experiencias particulares para enriquecer aun más estas claves. Pero teniendo en cuenta que al final el reconocimiento de la sabiduría en una persona suele ser algo más subjetivo que objetivo. Es como una mirada de complicidad y un resonar en la misma frecuencia de comprensión. Pues de alguna manera, los sabios saben como encontrarse entre sí.

2. La esencia de la sabiduría como conciliación de los opuestos

Si leemos con mirada panorámica las 6 claves anteriores para ser sabio, podemos intuir un hilo conductor que las resume en un ingrediente clave, que recientemente leí en el post El talento: ¿se nace o se hace? del blog de Luis Huete (@LuisMHuete):

“la clave [del talento y la sabiduría] está en integrar aparentes opuestos

Una persona con sabiduría sabe ver y moverse por los patrones conectivos que unen todas las cosas. No solo es capaz de percibir las distintas perspectivas de la realidad, sino que sabe como conciliar con amor las diferencias y los conflictos. Y esto llevado a la vida cotidiana los permite, por ejemplo, acoger e integrar las experiencias traumáticas como una enfermedad o una crisis socio-económica. Su visión del mundo abarcante y mediadora los permite moverse más libremente, con un compromiso de servicio y apoyo el despertar de la sabiduría de las personas de su entorno. Con una creatividad inmensa, no limitada por las normas rígidas o los prejuicios. Y además su compasión abraza a todos, creando unidad y concordia donde antes había división.

Si algo necesitamos en el mundo caótico y globalizado actual es de personas sabias que nos inspiren a nosotros mismos a despertar nuestra propia sabiduría. Y juntos, compartiendo nuestro saber practico, navegar por encima de la fragmentación del mundo conciliando los diversos retos humanos.

Y toda esta esencia de la sabiduría y de conciliación de los opuestos es en realidad una practica amorosa y un despertar de la autenticidad, como resumíamos el otro día en este tweets:

“Una de las claves de la #sabiduría es el ir ampliando nuestra capacidad de interesarnos auténticamente por otras personas. Es decir, de amar”

3. La pérdida de la sabiduría

No hay nada más triste que ver como desperdiciamos la oportunidad de ser sabios (y sabias). Todos estamos llamados a ser al menos aprendices de sabio. Pero somos parte de una cultura colectiva que, con frecuencia, no facilita este despertar de nuestro potencial. Y sobre esto la charla TED de Barry Schwartz, titulada Nuestra pérdida de sabiduría, nos puede arrojar bastante luz:

Llegue a esta charla gracias al post de Edita Olaizola (@EditaOla) nuestra perdida de sabiduría. En él sintetiza algunos puntos de la charla sobre la responsabilidad del sabio y la necesidad de entornos virtuosos:

“Preguntarse “¿cuál es mi responsabilidad?” o “¿Qué me conviene?” nos lleva a comportamientos muy diferentes” “Todos los trabajos en que haya de relacionarse con personas son trabajos morales, y todo trabajo moral depende de la sabiduría práctica, la que aplicamos las personas cuando se nos permite movernos en un entorno virtuoso”

¿Cómo son estos entornos virtuosos que necesitamos propiciar para que florezca esta esencia de la sabiduría práctica? Esta es una pregunta fundamental para no seguir perdiendo sabiduría en nuestras sociedades y en nuestras vidas. Y desde la síntesis que nos regalo Andres Schuschny (@schuschny) en su post La pérdida de sabiduría según Barry Schwartz podemos dar algunas pistas de lo que esta pasando:

“La sociedad actual se organizó alrededor de 2 herramientas básicas: (i) las reglas y (ii) los incentivos (…) ni las reglas ni los incentivos son suficientes para lograr resolver los problemas que hoy nos aquejan pues, si bien, pueden funcionar en el corto plazo, terminan creando espirales viciosas. Por eso, para resolver el dilema que se plantea, debemos recurrir a las habilidades morales”

Creemos con Barry que una sociedad y una cultura que promueva la sabiduría necesita mostrar abiertamente a sus sabios actuando como héroes ordinarios. También debemos facilitar ambientes que promuevan las virtudes practicas. Desde la conciliación, la empatía, los valores inclusivos y todas estas claves de las que estamos hablando. Y por supuesto, debe relajar su exceso de control y rigidez normativa. Y así facilitar el florecimiento de la intuición, el compromiso y toda esta esencia de la sabiduría en las personas.

Sabiduría conectiva del siglo XXI

¿Quieres colaborar en esta serie de artículos sobre sabiduría?

Mucho podemos dialogar sobre esta esencia de la sabiduría. Y mucho podemos compartir sobre los diversos caminos y practicas para potenciarla a nuestro alrededor. Creemos que es un aspecto muy significativo y que además, en este siglo XXI la sabiduría toma un carácter más conectivo e interdependiente. ¿Qué tal si buscamos juntos formas de crear post colaborativos sobre este tema? Admitimos todo tipo de propuestas. Desde textos o vídeos que nos sugiráis, posts de invitado, debate en las redes sociales, etc. Para empezar se me ocurre lanzar esta pregunta como ya hice en twitter:

¿Cual es para ti la esencia practica de la sabiduría humana y como desarrollarla en nosotros?

Licencia de la Imagen CC-BY: Campus Party Mexico

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

7 comentarios en “La esencia de la sabiduría en el siglo XXI: Introducción”

  1. El planteamiento está muy bien resuelto, organizado y motivador. Acompaña a reflexionar qué podemos hacer cada uno desde nuestro rinconcito para crear entre todos una realidad mejor. Muchas gracias.

  2. Gracias por tus palabras Edita!
    Tu post descubierto por twitter y el vídeo de Barry que insertas fue el detonante de que escribiera este artículo. ¡Gracias de nuevo! De golpe sentí varios impactos sobre este tema y necesite plasmarlo casi como un sendero de partida en busca de esta sabiduría colectiva que vamos despertando en este siglo XXI. Lo de motivador me dice mucho Edita, pues necesitamos (y yo el primero) esa motivación para despertar la sabiduría que ya llevamos dentro. No me olvido de tu aporte a la pregunta ¿Cual es para ti la esencia de la sabiduría “vivencial”: “predisposición a aprender algo de todos y de todo” que posiblemente pueda ser un punto de partida para un nuevo post (o un punto dentro de un post) si quieres ampliarlo. Un abrazo.

  3. Muy buen artículo, realmente completo y extenso. Oportunas reflexiones en este momento en el que con las tecnologías tenemos a nuestro alcance una mayor amplitud de miras. Tenemos una asignatura pendiente y es conciliar la inteligencia emocional, social y moral con el famoso Coeficiente Intelectual que ya se nos queda realmente corto, tanto que ahora se habla de inteligencias múltiples. La parte más humana es la que gana siempre si la utillizamos, así es que nos espera esa sabiduría de nuestro interior, hagamos todo lo posible por desarrollarla.

  4. Muchas gracias Lourdes por tus reflexiones! Creo que apuntas hacia esta sabiduría integral que vamos desarrollando tanto personalmente como colectivamente. Es fundamental ir hacia allá, sobre todo a nivel practico. De alguna manera todas estas inteligencias integradas dentro de nosotros van generando sinergias internas que nos aportan sabiduría… Debemos abrirnos a usar todas las formas de aprendizaje de las que disponemos. Osea que es clave desarrollar estas inteligencias múltiples (cognitiva, emocional, moral, interpersonal, intrapersonal, existencial, artística, creativa, corporal, etc.) y permitir que desde todas ellas despierte una sabiduría que nos impulsa hacia… ¿donde?

    Buen punto para sacar un artículo nuevo o un apartado hablando sobre esto… casi de estos debates podremos irlo sacando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con mucho gusto te informamos que el responsable de tratar con cariño y transparencia la información que nos mandas es el Centro InterSer de Palencia, siendo la finalidad el poder ponernos en contacto y dialogar contigo en relación al Proyecto InterSer. Es por tanto tu legitimación y aceptación de la política de privacidad lo que nos da tu consentimiento para usar tus datos solo con estos fines de comunicación. Te contamos además que tus comentarios los alojamos y gestionamos con ayuda de WordPress. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir tus datos en interser@interserediciones.com. Para más información lee nuestra política de privacidad. Gracias 🙂

Clase gratuita de yoga «suave» para ayudarte a reducir el estrés y tus molestias físicas

Descubre otro camino cariñoso para sentirte bien con tu cuerpo que no sea forzar a tu cuerpo a hacer posturitas rígidas o ir al gimnasio 😉

Clase grabada para que la hagas cuando quieras, con soporte y acompañamiento de Luna Martínez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando estas dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pincha el enlace anterior para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba